Avión Super Caravelle, modelo similar al perseguido por el OVNI de Manises / L. P.

El OVNI de Manises: 41 años de un misterio aún sin respuestas

La noche del 11 al 12 de noviembre de 1979, un avión de la compañía TAE aterrizó en el aeropuerto de Valencia «perseguido» por luces rojas

ÁLEX SERRANO Valencia

La noche del 11 al 12 de noviembre de 1979, este jueves hace 41 años, un suceso mantuvo en vilo no sólo a Valencia, si no también al resto de España. Un episodio aún sin respuestas, ya que más de cuatro décadas después sigue sin tener una explicación definitiva.

Esa noche, el vuelo JK-297 de la ya desaparecida compañia TAE, un Super Caravalle con 109 pasajeros a bordo, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Manises tras detectar que estaba siendo «perseguido» por un OVNI -objeto volador no identificado-, que fue descrito como un conjunto de luces rojas. El avión cubría la ruta Palma de Mallorca-Tenerife, pero fue en la zona aérea entre Ibiza y Alicante donde se produjo este misterioso avistamiento.

«Es mucho más rápido que nosotros y se acerca cada vez más. ¡Me voy para Valencia!», pronunció el piloto Francisco Javier Lerdo de Tejada, comandante de aquel vuelo, tras divisar las extrañas luces que también vieron los trabajadores de Valencia.

El Caso Manises, como también se le conoce, está considerado el suceso más relevante en la historia de la ufología española. Para muchos, no hay una explicación racional para lo ocurrido aquella noche. Nadie sabe qué eran aquellas luces que motivaron varias llamadas desde la cabina del Super Caravalle de la compañía TAE al centro de control de Barcelona, donde preguntaban si había algún 'tráfico', que es la jerga de pilotos para otros vuelos, en su ruta.

Nadie sabe de dónde provenían esas luminarias rojas que hicieron que un piloto con más de 8.000 horas de vuelo decidiera aterrizar en Manises para escapar de ellas. Nadie sabe, en definitiva, qué estuvo persiguiendo el Mirage F-1 del Ejército del Aire que partió de Albacete en misión de reconocimiento ('scramble') durante casi dos horas y se desconoce por completo quién apuntó ('blocó' en terminología militar) al avión que pilotaba Fernando Cámara durante buena parte de su misión de reconocimiento.

Se cumplen 41 años del suceso y sigue sin haber respuesta a estas preguntas. El caso llegó al Congreso de los Diputados. Enrique Múgica, entonces diputado del PSOE, preguntó en septiembre de 1980 por el suceso. Defensa se limitó a asegurar en el informe que el tráfico desconocido era de procedencia indeterminada.

Sí surgieron diversas explicaciones oficiosas que hablaban de la presencia de un portaaviones de la Armada estadounidense en el Mediterráneo y que alguno de sus cazas pudo perseguir al Caravalle hasta unas 30 millas de Valencia (aunque los trabajadores del aeropuerto aseguraron haber visto las luces, así como algunos taxistas presentes en la terminal como publicó la revista Enigmas). Otra teoría explicaba que lo que Lerdo de Tejada vio en el cielo no eran más que las llamas de la chimenea de una refinería en Escombreras, Murcia, que debido a unas determinadas condiciones meteorológicas muy concretas parecía que estuvieran en el cielo. Nada dice esa explicación que por qué el experimentado piloto dice en varias ocasiones que las luces están fijas o que suben o bajan dependiendo de los movimientos del avión.