La Consejera Delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría. /álex rivera

La Consejera Delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría. / álex rivera

Santander WomenNOW

«Es nuestra obligación como ciudadanos atajar las consecuencias del cambio climático»

La Consejera Delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, explicó durante su conversación en el Santander WomenNOW las consecuencias y las razones de la crisis energética

Fernando Morales Rodriguez
FERNANDO MORALES RODRIGUEZ

No han sido meses normales en cuanto a información sobre energía se refiere. Desde que comenzara la pandemia, las empresas se han tenido que enfrentar a grandes periodos de incertidumbre que han obligado a adaptarse de minuto en minuto a las situaciones que se iban presentando. Desde ese momento, a la falta de oferta de gas y a la creciente subida de precios, en el mes de febrero llegó la guerra en Ucrania, lo que hizo agravar aún más una crisis energética que, como explicó en el Santander WomenNOW la Consejera Delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, no es una crisis del sector ni de la energía eléctrica, sino que tiene su origen en los combustibles fósiles que arrastran a la electricidad.

Una crisis que va a tener consecuencias. La primera, a su juicio, es la necesidad de la independencia energética, más en España donde las renovables es uno de los pocos recursos que tenemos. Algo «muy relevante» que se ha vuelto a poner encima de la mesa ya no solo por el cambio climático sino porque son las renovables uno de los caminos para conseguir mitigar la dependencia del gas pero sobre todo porque ayudan a acelerar la transición energética.

Ahora mismo, como relató durante su intervención en la cuarta edición del congreso sobre liderazgo femenino de Vocento, se produce energía por renovables para producir electricidad. Pero energía es más que electricidad, por lo que la clave «está en producir cada vez más electricidad limpia -en España en 2021, el 68% de la electricidad está libre de emisiones- y con ella ir sustituyendo combustibles fósiles en los usos finales», aseguró Santamaría. Es decir, «electrificación en base a electricidad limpia basada en renovables». Ese es para la Consejera Delegada el camino a seguir, aunque reconoció que «ya vamos tarde».

Y aclaró una cosa: «no es la transición energética la causante de los precios actuales», aunque Santamaría aseguró que dicha transición implica un cambio en el modelo de negocio y hay que hacerlo «con una política de mirada rápida». Y en España, continuó, salimos a ganar. «Tenemos muchos puntos fuertes para aprovechar y es una auténtica oportunidad para España». Y es que como ejemplificó, el 90% de los equipos que compra Iberdrola para las redes de distribución son fabricadas por empresas españolas que además exportan a mercados internacionales.

Lo que defendió, además, es que «está en nuestra obligación como ciudadanos el intentar atacar y atajar con medidas concretas las consecuencias del cambio climático». Es decir, es una tarea generacional donde la Consejera Delegada se acordó del hidrógeno verde, «otro vector energético y que ofrece, entre otros aspectos, desarrollo industrial y empleo de calidad. Así, Santamaría ve en la crisis no solo una oportunidad para acelerar la transición energética sino que es independencia energética y una oportunidad de desarrollo».