Imagen de archivo de una sanitaria atendiendo a un paciente covid en el hospital de La Candelaria, en Tenerife. / C7

El número de pacientes covid ingresados en las islas se reduce en febrero un 35%

Canarias continúa hoy su desescalada progresiva y actualiza los niveles de alerta sanitaria. El archipiélago suma 1.228 contagios y ocho muertes

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La caída de la incidencia acumulada del coronavirus en las islas ya se está apreciando en la presión hospitalaria, aunque los centros sanitarios del archipiélago siguen sufriendo un nivel de ocupación de camas convencionales por pacientes covid superior al registrado durante las anteriores olas.

Durante el mes de febrero, el número de pacientes ingresados por el virus en los hospitales canarios ha descendido en un 35%, pasando de las 854 personas hospitalizadas de final de enero a las 555 de ayer.

En el caso de los pacientes atendidos en cuidados intensivos, esta bajada ha sido del 36%. Actualmente, en las UCI hay 75 pacientes covid -entre los que se incluyen, además de los casos activos, a quienes ya han negativizado el virus- frente a los 116 que había hace 16 días.

No obstante, las islas mantienen la presión asistencial en riesgo alto con alrededor del 10% de sus camas hospitalarias convencionales ocupadas por pacientes covid y un 15% de las de UCI.

Respecto a las islas capitalinas, Tenerife tiene en riesgo alto la presión en UCI, con el 18% de sus camas ocupadas por pacientes covid, mientras que el indicador relativo a las camas convencionales está en riesgo medio, con una ocupación del 9%.

En el caso de Gran Canaria, ambos indicadores están en riesgo alto, ya que los pacientes covid ocupan alrededor del 15% de las camas de planta y cerca de un 20% de las de UCI.

En el resto del archipiélago, solo Fuerteventura y El Hierro presentan el indicador de camas convencionales en riesgo medio, mientras que en las demás islas los parámetros de presión hospitalaria se encuentran en niveles bajos o muy bajos.

En cuanto a la transmisión del virus, salvo Tenerife y Lanzarote, que tienen sus incidencias a siete y catorce días en valores de riesgo alto, el resto de las islas presenta incidencias en valores de riesgo muy alto.

Con estos y otros datos, la Consejería de Sanidad estudiará la situación epidémica y actualizará hoy los niveles de alerta sanitaria en las islas, donde se prevé aplicar una desescalada progresiva.

«Con la cantidad de gente que se ha infectado en la sexta ola y gracias a que hay muchas personas vacunadas se ha generado una inmunidad muy potente. Sin embargo, la eliminación de las medidas para la incorporación a la normalidad tiene que ir ligada a la incidencia de la pandemia en cada momento», explica el jefe de sección del Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública, Amós García.

En todo caso, el experto indica que con las actuales incidencias el riesgo de contagio es aún alto. « Hay que ser muy prudente al eliminar las restricciones. No se puede quitar todo de golpe porque hay riesgo de rebrote», recalca García que subraya que los casos diarios indican que el virus está circulando mucho.

En este sentido, recuerda lo ocurrido en Dinamarca donde, con una cobertura vacunal más baja que la de España, se suprimieron las restricciones cuando el virus aún tenía las incidencias muy altas, lo que ha causado que los contagios se disparasen.

Este miércoles Sanidad notificó 1.228 nuevos contagios y la muerte de ocho personas infectadas de entre 63 y 94 años. Tres fallecieron en Tenerife, otras tres en Gran Canaria, una en Fuerteventura y otra en El Hierro.

Por islas, Tenerife sumó 492 contagios; Gran Canaria, 451; Lanzarote, 92; Fuerteventura, 129; La Palma, 55; La Gomera, cinco y El Hierro, cuatro.

La incidencia acumulada a siete días se situó ayer en Canarias en 241 casos por cada 100.000 habitantes y a los 14 en los 531 casos por 100.000 habitantes.