Noemí Parra, ayer, durante la presentación telemática desde la biblioteca de la ULPGC. / C7

Noemí Parra: «Las chicas trans hacen más relato de violencia escolar que los chicos»

La investigadora presenta un estudio con historias de adolescentes que piden que se acompañe también a las familias en el proceso

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La profesora asociada de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Noemí Parra presentó ayer en la biblioteca universitaria los resultados del proyecto 'Adolescencias trans*: historias y acompañamiento' una investigación aplicada en la que reúne las historias de vida de seis jóvenes trans. Según Parra, la iniciativa pretendía conocer a través de su propia voz su periplo vital, y una de las cuestiones que distingue a las chicas trans de los chicos es que ellas «hacen más relato de violencia escolar» que ellos. «Una de las chicas abandonó los estudios» y aunque este no es un trabajo cuantitativo, explicó Parra, si refleja lo que se recoge en otros «que es relacional el abandono escolar con la violencia en la escuela y que ellas están más en riesgo, ahí hay diferencia entre chicas y chicos».

Parra inició este estudio «que trata básicamente de qué que nos puede aportar las biografías personas trans para mejorar la práctica de acompañamiento», cree que es importante escuchar a la adolescencia trans «es su propia voz, no mediada por voces adultas», y con ellas ha elaborado lo que llama «cartografías de los planos principales del acompañamiento» en ámbitos como el social, el familiar o el educativo, entre otros.

«El acceso a las historias contadas en primera persona permiten una mirada cercana, al detalle, que se centra en la textura de las vidas de las personas tras», abunda. La investigación, financiada por el Cabildo grancanario también contó con un grupo «focal», que estuvo compuesto por otras cinco personas jóvenes trans. Todo ello, añadió, será recogido en una publicación «que saldrá próximamente», afirmó.

Noemí Parra: «Este tipo de investigación permite huir de los grandes relatos (...) Cada trayectoria es particular y necesitaban ser atendidos desde esa particularidad»,

Este tipo de investigaciones, añade Parra, «permite huir de los grandes relatos y particularizar las historias» y «esa es una de las cosas que reclamaban» estas personas jóvenes. «Insistían en que cada trayectoria es particular y que necesitaban ser atendidos desde esa particularidad», añadió.

Otro de los temas que se abordaron fue el de la familia «como espacio de soporte, de reconocimiento y también de cuidado de la vulnerabilidad y la dependencia, que es un hecho consustancias a la infancia», explicó la investigadora. Puede que en la familia no de ese «reconocimiento de la identidad» o responda con «violencia y de hasta con la expulsión». La familia, en las conversaciones con estos adolescentes, «se configuraba como un espacio muy importante vinculado al apoyo y al bienestar y una de las cosas que destacaban era que además de acompañarlos a ellos era importante que sus familias fueses acompañadas y que les ayudaran a entender las cosas que les pasaban», algo que a Noemí Parra le pareció un resultado «interesante».

«Otro de los espacios es la escuela, al que algunos ven como un lugar de mucha rigidez, de reproducción de normas de género y de vigilancia y también un espacio que posibilita el acompañamiento» pues no en vano, recordó, «es donde pasan muchas horas de su vida», añadió.

La también investigadora del Centro de Estudios y Difusión del Atlántico, habla también del «acompañamiento afectado» en referencia a «estar junto a, es decir, a caminar al lado, aprender del proceso» en el que también se movilizan emociones».