Acude al hospital con una cuerda de dos metros en su pene

El paciente, cuya identidad no ha trascendido, vive con su madre en Indonesia y reconoce que era la primera vez que llevaba a cabo dicha práctica

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Un indonesio tras aquejarse de un dolor en el abdomen, de tener dificultades para orinar y de sangrar, no tuvo más remedio que confesar a los médicos la práctica sexual que había realizado.

Según un equipo de investigadores del país asiático, los pacientes que insertan objetos en la uretra tardan en recibir tratamiento, por el pudor, lo que puede provocar complicaciones graves, como infección recurrente del tracto urinario, formación de cálculos y urosepsis. Añaden que algunas personas insertan objetos en su pene debido a problemas psiquiátricos con el objetivo de lograr placer sexual.

Los médicos informaron que «no está casado y que no ha tenido relaciones sexuales. Vive solo con su madre, que padece un trastorno mental. Su estado general y hemodinámico era estable. El examen físico mostró dolor suprapúbico y sensibilidad».

Finalmente, los médicos, con unas pinzas de agarre largas y delgadas, pudieron extraer la cuerda s in mayores consecuencias.