La ministra de Igualdad, Irene Montero. / efe

Montero afea al CGPJ que no haya emitido su dictamen sobre la ley del aborto

La ministra de Igualdad dice que la norma compagina el derecho a la objeción de conciencia con el de la interrupción voluntaria del embarazo

J. M. Madrid

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha afeado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que no haya emitido informe alguno sobre la reforma de la ley del aborto que el Consejo de Ministros se dispone a aprobar este martes en segunda vuelta para que pueda iniciarse así su tramitación parlamentaria. En una entrevista en el programa 'Las Mañanas' de RNE, Montero ha dicho que el órgano del Poder Judicial «no ha hecho su trabajo» y recordó que el Consejo tiene unos plazos para emitir ese dictamen «y no lo ha hecho», por lo que el Ejecutivo no lo esperará para dar luz verde a la ley.

Montero aprovechó para defender la norma, que blindará el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo en todos los hospitales públicos, donde actualmente solo se practica el 20% de los abortos en España. «La ley garantizará que en todas las comunidades la red pública sea la de referencia», ha señalado la ministra, que ha recordado que en comunidades autónomas como Murcia nunca se ha practicado una interrupción voluntaria del embarazo en hospitales públicos.

La titular de Igualdad también ha manifestado que la normativa respetará el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario a la hora de realizar abortos, «pero este derecho será compatible con el derecho de la mujer que así lo desee a interrumpir su embarazo. La ley garantizará que siempre haya personal disponible y que esos dos derechos no entren en colisión», ha subrayado.

La norma que el Consejo de Ministros se dispone a sacar adelante permitirá que las chicas de 16 y 17 años no necesiten autorización paterna para abortar, pero Montero también ha destacado los derechos en salud menstrual que incorpora la ley, con acceso gratuito a productos de higiene femenina para mujeres sin recursos económicos, la píldora del día después gratuita en centros de salud y las medidas de educación sexual en los colegios.