Mercedes y su hijo Alberto, con síndrome de down, serán desahuciados

07/08/2019

Madre e hijo se enfrentan a una orden de desalojo después de verse obligados a ‘okupar’ una casa deshabitada propiedad de un banco.

Eran las cinco de la tarde de un jueves de mediados de junio. Ese día Mercedes Fernández recibió una notificación para desalojar la vivienda, propiedad de un banco, que había okupado hacía un año a la desesperada y para evitar que ella y su hijo Alberto, con síndrome de down y un 82 por ciento de discapacidad intelectual, se vieran durmiendo a la intemperie. Si no consigue una solución en breve, tendrá que abandonar la vivienda. No le quedará más remedio que vivir en la calle.

Mercedes de origen palmero, pero se siente majorera. Llegó a Fuerteventura con ocho años y decidió que en la Isla crearía un hogar y una familia. Sin embargo, los sueños se fueron torciendo según iba cumpliendo años: un matrimonio fallido, la muerte de una hija víctima de cáncer con solo 14 años y el nacimiento de su tercer hijo con síndrome de down le fueron echando por tierra las ilusiones.

Puede seguir leyendo aquí.

  • 1

    ¿Le parece suficiente el esfuerzo de las administraciones para frenar el cambio climático?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados