Menos juicios pero más sentencias en 2018

Luis del Río, fiscal superior de Canarias, quiso aprovechar su intervención en el acto de apertura del año judicial para destacar la relación «correcta, formal y respetuosa» que ha mantenido con el presidente del TSJC, Antonio Doreste, con quien ha trabajado «no sin discrepancias», durante los últimos años. Del Río le deseó «éxitos» en sus nuevos proyectos profesionales.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

El fiscal superior de Canarias desmenuzó los datos relativos a la memoria 2018 del Ministerio Público, destacando que en ese período se celebraron menos juicios pero se dictaron más sentencias y que el grado de conformidad con lo estipulado por la institución fue alta, de entre el 84 y el 91%.

También subrayó que las diligencias de investigación llevadas a cabo por los fiscales crecieron un 19,44 % llegando a ser un total de 946.

Luis del Río también llamó la atención sobre la evolución creciente que, desde 2015, se detecta en los delitos contra la libertad sexual –sobre todo en cuanto a abusos y agresiones– y sobre el repunte que también registran en las Islas Canarias los delitos de violencia machista, una tendencia «que desgraciadamente no cesa de aumentar».

El fiscal superior de Canarias manifestó en este acto de apertura del año judicial que los requerimientos de esta institución en cuanto a medios materiales y humanos «son muchos», si bien aludió a la necesidad de contar con una oficina de prensa que ofrezca transparencia y comunicación y con un sistema informático que permita trabajar con expedientes judiciales digitales para implantar el papel cero sobre todo en el ámbito penal, que se ponga en funcionamiento la oficina de asistencia a las víctimas del delito, que se habiliten más puntos de encuentro familiares y que se dote de más psicólogos al Instituto de Medicina Legal, sobre todo en casos de violencia familiar y de género.

Del Río también abogó por la derogación del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal al entender que, como dijo Montesquieu, «las leyes inútiles debilitan a las leyes necesarias». La misma versa sobre los plazos de las diligencias de instrucción.

El representante del Ministerio Público quiso referirse también a los incendios que afectaron este verano a Gran Canaria para subrayar, como aspectos positivos relacionados con esta desgracia, «la solidaridad ciudadana, la cooperación institucional y la dedicación profesional que dejó patente esta emergencia».