Nueve denuncias en un mes en las Dunas de Maspalomas

    Cargando reproductor ...
26/06/2020

Por transitar en un lugar prohibido del espacio, negarse a colaborar o identificarse, e incluso personas que acamparon en la zona con acumulación de residuos domésticos y uso de fuego^.

Los agentes de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria que velan por el correcto uso del espacio de Dunas de Maspalomas han emitido nueve denuncias en poco más de un mes desde el inicio del nuevo dispositivo de vigilancia policial de esta reserva natural en la que también participa la Policía Local de San Bartolomé de Tirajana.

Según informa la Corporación insular, se trata de nueve personas de diversas nacionalidades que han sido denunciadas por transitar en un lugar prohibido del espacio, negarse a colaborar o identificarse, e incluso personas que acamparon en la zona con acumulación de residuos domésticos y uso de fuego mediante bombonas de gas en un lugar con vegetación seca y riesgo de incendio, además de proferir daños a la flora del lugar.

Por su parte, estas infracciones están consideradas leves, así que las sanciones oscilarán entre 150 y 600 euros, pero en caso de cometer una de las consideradas graves o muy graves, que son las que alteran el espacio, las aplicadas por producir incendio, entre otros, la cuantía puede oscilar entre 6.000 y 600.000 euros.

El Cabildo es el órgano de gestión de este espacio natural protegido que representa un ecosistema dunar de gran valor medioambiental y singularidad paisajística. Está sometido a una fuerte presión ejercida por el ser humano, lo que deriva en riesgos para su conservación.

Protocolo de actuación

En cuando al protocolo de actuación, el objetivo en primera instancia es evitar el acceso y tránsito por cualquier medio a la zona de exclusión, a excepción de labores de conservación y gestión.

También deben evitar el acceso a las parcelas acordonadas de balancones, prevenir la destrucción de las señales y demás instalaciones del espacio, así como evitar la colocación de carteles, placas y cualquier otra clase de publicidad comercial en el suelo rústico dentro del ámbito de protección.

A estas actuaciones se suma la de eludir la provisión de comida a los animales a lo largo del Paseo de La Charca, impedir la estancia en cualquier punto de la Reserva, además de evitar daños o molestias a la fauna y flora protegida.