Medio grado más importa mucho

14/10/2018

Canarias se enfrenta al reto de adaptarse al cambio climático y asumir que el calentamiento global provocará un aumento de las temperaturas, sequías, más precipitaciones torrenciales, una subida del nivel del mar y la llegada de más fenómenos tropicales. Los expertos avisan de que la planificación del territorio va a ser clave en los próximos años

El Informe Especial sobre el Calentamiento Global de 1,5 grados del IPCC (panel intergubernamental de expertos en cambio climático) presentado esta semana explica de manera meridiana los efectos que tendría para el planeta un incremento de la temperatura de 1,5 grados y los compara con los de una subida de 2. Una diferencia de solo medio grado de temperatura que tendría consecuencias devastadoras y Canarias no está exenta de sufrir los efectos del calentamiento global. Ya hay expertos trabajando en la elaboración de modelos regionalizados con diferentes parámetros climáticos que muestran un panorama nada halagüeño para las islas en las próximas décadas.

Desde la época preindustrial la temperatura ha subido un grado y «continuará subiendo de forma exponencial», asegura Javier Arístegui, catedrático de Ecología de la ULPGC y uno de los cinco españoles que forman parte del IPCC. Arístegui llama la atención sobre cómo el incremento de la temperatura a nivel global afectará de manera particular a los territorios insulares.

Las Islas no están preparadas

En la misma línea, los profesores de la ULL miembros de la Cátedra de Reducción del Riesgo de Desastres Naturales, Pedro Dorta (director), Abel López y Jaime Díaz, han publicado recientemente un estudio en el que evalúan y muestran la magnitud del cambio climático en las islas y advierten de que no están preparadas para afrontar sus consecuencias.

El estudio, en el que se analizan datos de variaciones climáticas ya acontecidas, hace también una proyección de futuro sobre las tendencias a lo largo del siglo XXI para concluir que la más importante será el ascenso de las temperaturas. Se estiman incrementos de entre 1,4 grados en 2070 y 2,7 grados para finales de siglo. Las precipitaciones aumentarán y serán más torrenciales, aunque los inviernos serán más secos. En 2070, se prevé un descenso de las precipitaciones anuales del 12,2% que alcanzaría un 23,4% en 2100.

Si la contención de medio grado de temperatura a nivel global es importante, para islas como Canarias es crucial en lo relativo al incremento del nivel del mar. Según los escenarios del IPCC, el incremento será generalizado para el archipiélago. En el escenario más benevolente subirá 18,6 centímetros en 2070, y 131,5 a finales de siglo en el peor.