El calentamiento del Ártico resalta la "amplitud" del cambio climático que viene

11/12/2018

El calentamiento del Ártico, que ha registrado los cinco años más cálidos desde hace más de un siglo, prosigue, lo que resalta las «nuevas y rápidas amenazas emergentes» ante «la amplitud» del cambio climático que se avecina, según un informe oficial publicado este martes.

"Las temperaturas del aire en el Ártico continuaron calentándose al doble de ritmo del resto del planeta. Las temperaturas del aire del Ártico de los pasados cinco años (2014-18) han superado todos los récords previos desde 1900", indicó la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA, en inglés) de Estados Unidos en su último informe del clima del Ártico.

En este documento, que se publica de manera anual desde 2006, los científicos remarcaron que "nuevas y rápidas amenazas emergentes se están manifestando y subrayan el nivel de incertidumbre acerca de la magnitud del cambio climático que se avecina".

Durante el último periodo estudiado, la temperatura anual media entre octubre de 2017 y septiembre de 2018 fue de 1,7 grados Celsius mayor que la media entre 1981 y 2010.

En concreto, 2018 fue el segundo año más cálido, después de 2016, desde que se tienen registros en el Ártico en 1900.

Los científicos de la NOAA indicaron que "la creciente temperatura atmosférica en el Ártico genera una corriente en chorro lenta e inusualmente ondulada que coincide con eventos meteorológicos anormales".

Como consecuencia, estos cambiantes patrones meteorológicos han producido temperaturas sumamente frías fuera del Círculo Ártico.

Entre ellos, citaron "un conjunto de fuertes tormentas invernales en el este de Estados Unidos en 2018 y el extremo frente frío en Europa en marzo de este año".

Cambio general en el ecosistema

Además, el documento destaca que "los efectos del persistente calentamiento del Ártico (...) están produciendo un cambio general en el sistema medioambiental en modos previstos y, también, imprevistos".

Como ejemplo, la NOAA subrayó que "las poblaciones de manadas de caribú y renos en la tundra ártica se han reducido en casi un 50 % en las últimas dos décadas".

Las aguas más cálidas, asimismo, en el Ártico están facilitando que algas dañinas para la fauna marina se hayan desplazado más al norte de lo habitual.

"Se han encontrado concentraciones considerables de algas tóxicas en los restos de almejas, focas, morsas, ballenas y otros organismos marinos", añade el documento.

El Gobierno estadounidense ha seguido realizando los informes sobre el cambio climático y el calentamiento global pese a la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump, quien ha insistido de manera reiterada en su escepticismo al respecto.

Consumo de combustible

Precisamente, en noviembre uno de esos informes, producido conjuntamente por una decena de agencias federales, advirtió de que el cambio climático desencadenado por el consumo de combustibles fósiles podría costarle a la economía estadounidense cientos de miles de millones de dólares para final de siglo.

"No lo creo", aseguró Trump.

El mandatario ha prometido retirar el país del Acuerdo del Clima de París de 2015, que busca reducir las emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha dado marcha atrás a numerosas regulaciones medioambientales establecidas por su antecesor, Barack Obama, y mantenido el apoyo a la producción doméstica de combustibles fósiles, especialmente al carbón.

Rechazo al informe de expertos internacionales en la Cumbre del Clima

El informe de la NOAA coincide con la celebración de la Cumbre del Clima (COP24) de Katowice (Polonia), en la que se busca acordar una mayor ambición en los compromisos globales para reducir las emisiones contaminantes.

Sin embargo, la segunda semana del encuentro arrancó con un importante revés después de que Estados Unidos, apoyado por Arabia Saudí, Rusia y Kuwait, lograse que no se asumiese el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que insta a cambios inmediatos, amplios y radicales para poder frenar el calentamiento global en 1,5 grados frente a niveles preindustriales.