Artenara quiere saber dónde está Luna

21/04/2019

Los vecinos protestan por la retirada por parte del Ayuntamiento de una gata que llevaba 16 años viviendo en la plaza del pueblo.

ETIQUETAS:

Inés Jiménez, vecina de Artenara, lleva días y días buscando a Luna, una gata que llevaba 16 años viviendo en la plaza del pueblo. La pasada semana desapareció. La denuncia de una empresaria de la zona hizo que el Ayuntamiento se la llevara, supuestamente, al albergue de animales de Bañaderos. A raíz de ello otra ciudadana ha puesto en marcha una petición en la plataforma digital Change.org. En ella, bajo el lema No a la especulación de los gatos en Artenara, solicita que la gata, «muy querida en el municipio» y que «incluso atraía a visitantes y a turistas a los restaurantes colindantes», sea devuelta. «Pedimos al Ayuntamiento de Artenara que nos devuelva a la gata que se han llevado, opinamos que no se pueden llevar a un animal así».

Se trata, recuerda Inés Jiménez, de «una gata que lleva 16 años en la plaza, muy conocida en el pueblo», pero a raíz de «la apertura de un nuevo negocio aquí comenzaron una serie de quejas sobre la gata, aunque Luna no hacía nada». Según Jiménez, también empresaria de la zona, «la gata nunca llegó al albergue, yo he intentado recuperarla; he ido tres veces al albergue, y allí no está». Además, recuerda Jiménez que «en Artenara no hay un sitio habilitado» para ubicar de forma momentánea a los animales que se recogen de las calles; «no se sabe a dónde los llevan».

Se queja Jiménez de que «hay más gatos en el pueblo y no se responsabilizan», pero a Luna «yo le daba de comer, no molestaba, se la llevan y no sé lo que han hecho con la gata». «En el albergue dicen que no está, y en el Ayuntamiento me dicen que sí, he hablado sobre ello con el alcalde, el teniente de alcalde y una concejala».

«Yo tengo una tristeza terrible», reconoce, y solo «quiero un responsable de qué han hecho con la gata. Yo me la iba a llevar» si no había más opciones, dice Jiménez, que entiende que «es una barbaridad lo que han hecho. Aunque no tuviera chip ni dueño es un animal que se han llevado, dejando atrás ocho crías que ahora tampoco están».

Tanto Inés Jiménez como las personas que la apoyan en la causa entienden que «Luna no aparecerá», pero quieren «que su pérdida no sea en vano. Luna refleja la situación que sufre todos los animales abandonados o no. Todos esos animales que desaparecen de la faz de la tierra en un par de horas sin derechos a ser reclamados, sin oportunidades». Mientras en Change.org aumentan las firmas a un escrito en el que se apunta que «no entendemos qué problema hay con que un animal inofensivo esté en una plaza que es de todos».