Personas con mascarillas mientras caminaban en la noche del viernes por la calle Mayor de Triana. / Juan Carlos Alonso

Las mascarillas no abandonan las calles en Canarias

Desde el pasado jueves no es obligatorio su uso cuando se transita por espacios abiertos y se mantienen las distancias

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La ciudadanía sigue aferrada a las mascarillas cuando sale a la calle. Desde el pasado jueves, tras la publicación el día anterior en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de un real decreto del Ministerio de Sanidad por el que se elimina su obligatoriedad, al haber mejorado la situación epidemiológica se puede estar en espacios abiertos sin los cubrebocas, se puede transitar sin las mismas en espacios abiertos, pero buena parte de la población las sigue utilizando como protección frente a un posible contagio de la covid-19, tal y como se está viendo en estos primeros días.

En la calle Mayor de Triana de la capital grancanaria, en la noche del viernes, como muestran las imágenes que ilustran este texto, la mayor parte de los que transitaban por este céntrico enclave llevaban mascarillas. Cierto es que también los había que iban sin los cubrebocas y solo se los ponían al entrar en los establecimientos o si se paraban a hablar con otras personas.

Según Sanidad, desde el 21 de enero se ha producido un descenso rápido de la incidencia, que «se mantiene estable hacia el descenso progresivo», entre otras causas por los altos índices de vacunación y por las medidas de control de transmisión no farmacológicas adoptadas por la población.

La decisión de suprimir las mascarillas al aire libre se adopta al constatar que tienen un impacto mayor en los espacios interiores en los que se reúnen personas que no conviven habitualmente y en grandes aglomeraciones.

Un transeúnte con mascarilla, en la noche de este viernes. / Juan Carlos Alonso

Eso sí, deberán usar siempre mascarilla las personas mayores de 6 años, independientemente de la distancia de seguridad, en los siguientes supuestos: En cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público; en los eventos multitudinarios al aire libre, cuando los asistentes estén de pie. Si están sentados será obligatorio cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros entre personas, salvo grupos de convivientes; en los medios de transporte aéreo, en la guagua o por ferrocarril, incluyendo los andenes y estaciones de viajeros, o en teleférico, así como en los transportes públicos y privados complementarios de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio; y en espacios cerrados de buques y embarcaciones cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros, salvo grupos de convivientes.

También se aclara que no es obligatorio el uso de las mascarillas en algunas circunstancias concretas. Se detalla al respecto que así sucederá con aquellas las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización. También si, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias, así como en espacios cerrados de uso público que formen parte del lugar de residencia de los colectivos que allí se reúnan, como son las instituciones para la atención de personas mayores o con discapacidad.

Tres ciudadanas caminaban en la noche de este viernes por la capital grancanaria sin mascarillas, lo que está permitido desde el pasado jueves. / juan Carlos Alonso

Otro tanto sucerá si en las dependencias destinadas a residencia colectiva de trabajadores esenciales u otros colectivos que reúnan características similares, siempre que la cobertura de vacunación contra la covid-19 sea superior al 80 % con pauta completa y de la dosis de recuerdo, acreditado por la autoridad sanitaria competente. Esta última excepción no será de aplicación a los visitantes externos ni a los trabajadores de los centros residenciales de personas mayores o con discapacidad, ya que en este caso sí es obligatorio el uso de mascarilla.