Objetos para realizar la eutanasia. / ETIENNE ANSOTTE/EFE

Un manifiesto llama a detener la tramitación de la ley de eutanasia

Un centenar de personalidades suscriben un texto en el que se demanda un plan de cuidados paliativos

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

Un centenar de personalidades de la vida pública española, entre los que figuran exministros, médicos, académicos y empresarios, han dado a conocer un manifiesto en el que hacen un llamamiento a la sociedad para detener la tramitación parlamentaria de la ley de eutanasia.

Los firmantes consideran «contradictorio» que al mismo tiempo que se trabaja en el Congreso en una Comisión para la Reconstrucción, empeño con una marcada dimensión social, se tramite « una ley tan divisiva como la de la eutanasia». «¿Cómo puede plantearse el necesario consenso en estos términos?», se preguntan los detractores de la iniciativa.

El texto subraya que España necesita leyes que protejan la vida, sobre todo la de las personas mayores, y normas que confieran a los pacientes un «trato digno y justo», así como una asistencia médica y hospitalaria adecuada». Los firmantes demandan con carácter urgente un «plan de cuidados paliativos que alcance a toda la población, garantía necesaria para evitar el sufrimiento».

Quienes se oponen a la eutanasia reprochan a los promotores de la ley que justo se debata cuando el país sufre una mortalidad más elevada a causa del coronavirus. «Es improcedente y muestra una gran falta de sensibilidad que, cuando el país expresa un duelo inmenso por el gran número de personas que han perdido y siguen perdiendo la vida por la pandemia, el Congreso de los Diputados tramite una ley de eutanasia», censuran los firmantes.

En el documento se asegura que la eutanasia plantea «graves problemas éticos», al tiempo que se aduce que el paciente, al presentar graves carencias el sistema de cuidados paliativos, queda abocado a morir entre sufrimientos o a manos del médico», lo cual «no es una opción». «Además, puede dejar secuela psicoemocionales en los familiares que deciden o consienten en esa eutanasia», remachan.

Para los que suscriben el manifiesto, existe un «rechazo universal a este tipo de legislación», desde que se aprobó la primera ley de la eutanasia en Holanda hace casi 20 años. «Solo otros cuatro países en el mundo han seguido su camino»: Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia. «Y es que la eutanasia forma parte del problema, no de la solución, porque el fin para una vida digna es la conjunción de la compañía solícita y de los pertinentes cuidados paliativos», alegan los enemigos de la medida.

Firman el manifiesto, entre otros, los exministros Marcelino Oreja, José Luis Corcuera y Alberto Ruiz Gallardón; el escritor Juan Manuel de Prada; el exalcalde de La Coruña Francisco Vázquez y el exfiscal general del Estado Eligio Hernández, además de dirigentes sociales, como Alicia Latorre, de la Federación Española de Asociaciones Provida.