La ministra de Sanidad, Carolina Darias, este miércoles antes de la entrevista en una sala del hospital de Gran Canaria Doctor Negrín. / ARCADIO SUÁREZ

Carolina Darias, ministra de Sanidad

«A quienes de manera egoísta no se van a vacunar les digo que piensen en los demás»

La ministra de Sanidad rehúye de hablar de restricciones e insiste en la vacunación y la «cultura del cuidado» para mantener a raya el virus

TERESA ARTILES Las Palmas de Gran Canaria

La ministra de Sanidad, Carolina Darias (Las Palmas de Gran Canaria, 1965), insiste una y otra vez en que el binomio vacunación-cultura del cuidado es la fórmula para mantener a raya el coronavirus en España, donde la situación pandémica es «razonable» frente a la sexta ola que azota Europa gracias a la amplia inmunización contra la covid de la población española.

–Hace dos semanas declaraba que, con prudencia, el virus estaba acorralado en España. ¿Puede decir lo mismo ahora, con la incidencia de contagios en ascenso en todo el país y la sexta ola azotando Europa?

–El virus está aquí, siempre lo he dicho, que sigue al acecho de quien no se proteja y lo repetiré hasta la saciedad. Desde que empezó esta maldita pandemia hemos aprendido, primero, a controlarlo, a saber cómo podemos mantenerlo a raya de forma más eficaz, pero tiene una capacidad importante y ante el crecimiento que se está produciendo en países de nuestro entorno lo que tenemos que hacer es seguir manteniéndolo a raya. El virus siempre va a estar al acecho, primero para los que no se han vacunado, que son una minoría porque tenemos unos datos de vacunación espectaculares. Al virus no hay que minusvalorarlo, hay que seguir acorralándolo todo lo que podamos y más.

–Las comunidades autónomas están poniendo sobre la mesa la exigencia del certificado covid para acceder a interiores para atajar este repunte de casos. ¿Cree que las restricciones deben ir en este sentido, limitar el movimiento de personas no vacunadas para, de paso, empujarlas a hacerlo?

–Creo que lo que hay que hacer son dos cosas paralelas y no excluyentes, que necesitan una simbiosis perfecta, primero seguir vacunando a quienes no lo han hecho todavía, seguir con las dosis de refuerzo a aquellas personas que decida la Comisión de Salud Pública a instancia de la Ponencia de Vacunas y mantener la cultura del cuidado, porque las vacunas nos protegen contra infecciones, hospitalizaciones y fallecimientos, pero no garantizan que no nos contagiemos.

– ¿Pero está de acuerdo con la exigencia del certificado covid? Usted insiste en que es una decisión de las comunidades autónomas, a las que les dice que el Supremo ha abierto la puerta a esta restricción.

– A ver, es algo que digo mucho y sirve para este caso. Cuando entramos en esta pandemia ningún país estaba preparado y hemos ido diseñando esa carta de navegación y este Gobierno dejará un mapeo sobre cómo actuar ante una pandemia para futuros gobiernos y para futuras crisis. La EMA se está reforzando, España está reforzando y renovando todo su sistema de vigilancia de salud pública, pero es verdad que hay que seguir. El Supremo abre un camino jurídico y son las comunidades las que tienen que decidirlo en función de su situación. Pero más que restricciones, lo que tenemos que ver es cómo tenemos que comportarnos en esos espacios donde hay una mayor tendencia a la propagación del virus para que no se produzca. Hablo de hábitos que están aquí y han llegado para quedarse, como el uso de las mascarillas en el interior o cuando hay aglomeraciones de personas, porque no solo nos protegen contra el covid. Ahora viene una temporada de incremento de virus respiratorios, ya está empezando a haber gripe, que el año pasado casi no hubo... El mensaje que yo destaco es que no podemos bajar la guardia, estamos prácticamente en una normalidad, porque ya hacemos casi vida normal, pero es verdad que los brotes tienen su mayor protagonismo en el ámbito social y familiar, que es donde más nos relajamos, por lo tanto apelo a la cultura del cuidado.

–¿No cree que estamos haciendo una vida más normal de lo que marca la situación pandémica?

–No, los niveles de indicadores dicen que tenemos una situación razonable, pero es verdad que hay que tener en cuenta que estamos en un cambio de tendencia, que están subiendo algunos indicadores, pero el análisis hay que focalizarlo en la ocupación de camas hospitalarias y de UCI.

- En este sentido, el semáforo covid de riesgo va a cambiar. ¿Ya no hay que centrarse en el número de contagios?

– España está en una situación totalmente diferenciada al resto de Europa, donde hay países con incidencias por encima de los 1.000 casos. Con el alto nivel de cobertura vacunal que tenemos hay que hacer una mirada diferenciada a los distintos indicadores que nos hablan del riesgo por la covid. La incidencia acumulada es un indicador importante, que ha estado en toda la pandemia, pero ahora hay que poner el énfasis en otros como la positividad, pero especialmente aquellos que son más sensibles al sistema sanitario, como el porcentaje de ocupación de camas hospitalarias y camas UCI, y hasta ahora a pesar del incremento de la incidencia estos indicadores tienen un comportamiento razonable.

–La Ponencia de Vacunas acaba de proponer el pinchazo de refuerzo también para sexagenarios y personal sanitario. ¿Cuál es la hoja de ruta con la tercera dosis?

–La Ponencia de Vacunas está en un trabajo de revisión constante y continuo y la Comisión de Salud Pública valora sus propuestas. Y no se va a parar. Primero fueron las personas inmunocomprometidas, los mayores de residencias, una población muy vulnerable, luego personas con patologías y ahora estamos con los mayores den 70 años, además de la población vacunada con Janssen. La Ponencia de Vacunas seguirá incorporando grupos. Hemos hecho un estudio desde el Ministerio con el Instituto Carlos III y la Agencia Española del Medicamento sobre la efectividad de las vacunas desde que empezaron a inocularse en diciembre y hemos podido monitorizar su efectividad desde el minuto uno. La primera conclusión es que las cuatro vacunas que hemos puesto en nuestro país tienen una amplísima protección frente a la covid, especialmente intensa frente a hospitalizaciones y fallecimientos, por encima del 80%. Pero frente a la infección tienen distinta efectividad, la que menos tenía era Janssen y por eso ya hemos empezado a vacunar con el refuerzo. La segunda está en AstraZeneca, con la que se vacunaron de forma mayoritaria las personas de 60 a 69 años.

– ¿Y cuando prevé la vacunación para los niños y niñas de 5 a 11 años?

–Estamos esperando a que la Agencia Europea del Medicamento dé la autorización correspondiente, que puede ser este mes, y a partir de ahí nuestra maquinaria está engrasada, en marcha y preparada para que la Ponencia de Vacunas lo valore y haga la propuesta. Lo que sí me gustaría destacar es que España es un país líder y referente en vacunación, y eso tiene que ver con la fortaleza de nuestro sistema nacional de salud, con la importancia de Europa en la compra centralizada, pero es verdad que estamos muy por encima del resto y eso es por la fortaleza de nuestro sistema, el liderazgo del Gobierno de España, reconocido por la OMS, y sobre todo por el papel de las comunidades autónomas, y Canarias es una de las que ha destacado por su gestión. Y por supuesto por el personal sanitario, sobre todo el colectivo de enfermería, que ha estado soberbio en esta campaña de vacunación.

- ¿Qué les diría a quienes no se han vacunado?

– Hemos llegado hasta aquí por el esfuerzo colectivo entre todos, sobre todo por la ciudadanía, que ha demostrado una gran responsabilidad y una gran concienciación con las medidas duras que hemos tenido que tomar, de gran impacto, afectando a aquello que nos hacía más humanos, las relaciones sociales. Han tenido un comportamiento ejemplar, con la vacunación especialmente, porque cada persona que se va a vacunar, que es un derecho, también lo hace por una obligación consigo misma y para con los demás. A esas personas que de manera egoísta no se van a vacunar les digo 'no piensen en ustedes, piensen en los demás', porque la ciudadanía tiene un comportamiento ejemplar contigo y te toca ahora tenerlo a ti con la ciudadanía. Eso es solidaridad, cohesión.

- ¿Reforzará Sanidad Exterior los controles sanitarios para turistas extranjeros en los aeropuertos canarios tras las situaciones de colapso que se han vivido?

–Lo que tenemos que hacer también es pedagogía con todos los países y los turoperadores para que los viajeros de esos países vengan con la documentación en regla, y sobre todo con los códigos QR del certificado de vacunación de la UE. No se trata de poner más personal, sino de que quienes vengan tengan la documentación correcta, y en eso estamos trabajado conjuntamente Sanidad Exterior con el Gobierno canario y también con el Ministero de Turismo y los turoperadores, porque estamos viendo que especialmente los turistas del Reino Unido no están viniendo con ese código QR, que facilitaría mucho la entrada porque el sistema informático nos diría que están con los requisitos cumplidos para entrar en nuestro país. Demandamos que los turoperadores se aseguren y los turistas vengan con la documentaciíon que tienen que tener para entrar en nuestro país, ahí está el problema, y tiene que ver en su mayoría con turistas británicos que traen un certificado covid que no está adaptado al de la Unión Europea. Son ellos los que tienen que hacer ese esfuerzo de adaptación, igual que nosotros cuando viajamos tenemos que cumplir la normativa que tiene cada país.

–Los tribunales han rechazado numerosas restricciones aprobadas por las comunidades autónomas para evitar contagios. ¿Cree que la Justicia ha sido una aliada para combatir la pandemia?

–La aliada para nosotros es la ciencia, la innovación, las personas que forman parte del sistema nacional de salud que ha acreditado un comportamiento esencial. Yo lo que le diría es que debemos ir de la mano de la ciencia, que es nuestra mejor aliada paa vencer de una vez por todas a este maldito bicho.

-El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de la ley de equidad sanitaria y Unidas Podemos critica que deja abierta la puerta a la privatización de la sanidad.

–Una iniciativa legislativa como esta es de gran importancia y supone el cumplimiento de más del 20% del programa de gobierno del Ministerio de Sanidad y, por tanto, del Gobierno. Es una ley que garantiza la universalidad, cohesión y equidad en el sistema nacional de salud para blindar que no se puedan producir nuevos copagos y seguir eliminando progresivamente los que estaban. Ya hemos eliminado los farmacéuticos a los colectivos más vulnerables para que nadie tenga que elegir entre ir a la farmacia o al supermercado. Esta ley es una apuesta clara y decidida por la gestión directa y la prestación de los servicios públicos y es un punto de inflexión importante. Queda camino por delante y mucho trabajo que hacer y en ese camino nos encontraremos con mucha gente.

-Sobre su futuro político, ¿se ve como futura candidata socialista al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria?

– No. Me veo donde el presidente del Gobierno quiera que esté.