La Palma se ilusiona con el TMT

13/10/2019

La posibilidad de que el Telescopio de Treinta Metros se construya en el Roque de Los Muchachos ha creado muchas expectativas en la isla. El beneficio científico que aportará es «incalculable», favorecerá el astroturismo y repercutirá positivamente en la sociedad

Los palmeros tienen muy claro que la posible construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT, por sus siglas en inglés) no va disparar su economía, ni a revolucionar su mercado laboral, pero ven con cierta ilusión que una infraestructura de esa envergadura e importancia científica se instale en La Palma. Las instituciones de la isla y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han puesto toda la carne en el asador para facilitar el desembarco del consorcio del TMT y hasta hay una plataforma, La Palma quiere el TMT, que está llevando a cabo una intensa campaña de divulgación del proyecto. Y eso a sabiendas de que para los promotores del TMT el Observatorio del Roque de Los Muchachos es la segunda opción y que su objetivo sigue siendo levantar el telescopio en la montaña sagrada de Mauna Kea, en Hawái.

Las expectativas que se han creado en La Palma no son evidetemente las mismas en todos los sectores. Los investigadores tienen clarísimo que un telescopio como el TMT reportará «un beneficio incalculable» a la comunidad científica nacional y canaria, asegura Juan Carlos Pérez Arencibia, administrador del Observatorio del Roque de Los Muchachos. También las empresas turísticas y, en general, el empresariado palmero está convencido de que una instalación de ese calibre beneficiará a la economía de la isla. Sin embargo, creen que «los científicos están en su ciencia y no bajan hasta el ciudadano de a pie», dice Tomás Barreto, presidente de la Federación de Empresarios de La Palma (Fedepalma), que lamenta que La Palma «ha puesto su cielo y su territorio, pero para los palmeros no se ha desarrollado nada» y apuesta por «potenciar la colaboración ciencia-empresa». Sostiene, como Óscar León, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) Tedote, que la construcción del TMT será «muy positiva» para la isla porque, como el resto de telescopios, son un «complemento muy importante para el turismo», pero también reclamaran «más cooperación» por parte de la comunidad científica.

Michel Fuentes, promotor de La Palma quiere el TMT, tiene claro que como para la ciencia, para la sociedad palmera «los beneficios serán importantes y diversos». La plataforma, que tiene una comunidad en redes sociales de 1.800 personas –la isla no llega a 80.000 habitantes–, quiere ser el «nexo entre los palmeros y el proyecto del TMT», pero sobre todo, «que la gente comprenda la importancia que la astronomía tiene para la economía, el turismo o la educación». La astronomía ya representa el 3,5% del PIB de la Palma y «con el TMT se duplicaría».

Se trata de un recurso que «ha visto la gente de fuera, pero que aquí no se acaba de ver», advierte Toño González, guía Starligth y pionero del astroturismo en La Palma. Tal es así que por el Roque de Los Muchachos «pregunta y quiere visitarlo el 80% de los turistas que llegan a la isla», asegura Bea Mesa, de la Asociación de Desarrollo Turístico (Asdetur)y miembro también de la plataforma, para quien el observatorio «es un recurso turístico de primer orden». Toño González, que también es miembro de la plataforma, cree que se están haciendo muchos esfuerzos para divulgar la ciencia y «la percepción de la astronomía ha mejorado», pero «no llega a todo el mundo.

Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Plataforma Por un Precio Justo del Plátano y miembro de La Palma quiere el TMT, opina lo mismo y reclama más visibilidad para el Roque de los Muchachos y más transparencia «para acabar con los bulos que se difunden del observatorio».

María Barrios da un tirón de orejas a las instituciones porque, según asegura, es la plataforma la que está haciendo el trabajo de divulgar y rebatir argumentos contra el TMT «cuando es a las instituciones a quien corresponde».

La Palma se ilusiona con el TMT

Mientras que la construcción del TMT en Hawái se ha topado de frente con la población aborigen de la isla, que rechaza más instalaciones astronómicas en Mauna Kea, su montaña sagrada, en La Palma todo han sido facilidades para su instalación en el Roque de Los Muchachos, aún a sabiendas de que el lugar escogido para su ubicación es una zona de protección medioambiental prioritaria dentro Red Natura 2000.

El lugar donde podría levantarse el que será el mayor telescopio óptico del hemisferio norte está sometido a varias figuras de protección ambiental y patrimonial , «que cuentan con aval científico, técnico y político», que ahora «quieren eliminar de un plumazo», denuncia Pablo Batista, portavoz de Ben Magec-Ecologistas en Acción.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ya dio la razón a Ben Magec y el Cabildo de La Palma ha tenido que volver a trás en el expediente de cesión del suelo al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) para la construcción del telescopio. Les faltó el informe de impacto ambiental y hacer bien el cálculo del coste de la cesión del suelo que se valoró en apenas 1.100 euros al año durante los 75 años de ocupación. Esta semana el Cabildo palmero espera aprobar la cesión del terreno, según avanzó su presidente Mariano Hernández Zapata, que no duda en destacar la importancia que para la isla tendrá esta instalación. «No estamos contentos de que el proyecto no se haga en otro lugar, pero sí de que La Palma sea la alternativa», aseguró.

Batista sostiene que el proyecto «incumple todos los planes en vigor de aplicación en la zona» y avisa de que Ben Magec «no pierde tiempo en hacer alegaciones», sino que llevará a los tribunales «todos los incumplimientos».

El Cabildo y el IAC esperan que a finales de octubre o en noviembre el consorcio del TMT tome una decisión definitiva sobre el proyecto y decida construir en La Palma porque ya está reconociendo abiertamente la posibilidad de desistir del proyecto.

Puntagorda

El Ayuntamiento de Puntagorda «está preparado» para, con apoyo técnico externo, estudiar y resolver «cuanto antes» la concesión de la licencia de obras al consorcio del TMT (conformado por instituciones de Estados Unidos, Japón, China, Canadá e India), que la pedirá, según adelantó el alcalde del municipio palmero, Vicente Rodríguez, «en cuanto el Cabildo de La Palma apruebe la cesión de terrenos» al IAC. Putagorda tiene negociado con los socios del TMT el pago fraccionado de la licencia a lo largo de los 75 años de concesión que tendrá el telescopio en el Roque de Los Muchachos. Ese convenio implica la concesión de becas a estudiantes del instituto de secundaria de la comarca, así como la financiación de futuro parque cultural y astronómico del Llano de las Ánimas. Rodríguez reconoce que el resto de instalaciones (una quincena de telescopios más los de la futura red Cherenkov) apenas han tenido reflejo en la economía del municipio vecino, Garafía, porque «las circunstancias eran otras», pero asegura que Puntagorda si obtendrá beneficios.

  • 1

    ¿Las 633 plazas que propone Sanidad para la nueva oferta de empleo serán suficientes para mejorar la asistencia a los pacientes?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados