Pino Caballero Gil, ayer, en la Casa de Colón. / Cober

El 35% de la juventud considera normal que sus parejas controlen sus dispositivos electrónicos

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Las investigaciones de ciberseguridad y de las formas de abuso tecnológico omiten la perspectiva de género, a pesar de que el 80% de las víctimas de este tipo de delitos son mujeres, explicó ayer la catedrática en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de La Laguna, Pino Caballero, en el Seminario de Ciberfeminismo celebrado en la capital grancanaria.

En su exposición, la experta en criptología recordó que las mujeres son las principales afectadas de las formas de ciberacoso más extendidas. De hecho, subrayó que el 35% de los jóvenes ve normal que sus parejas controlen su actividad en sus dispositivos y en las redes. «El 25% de las jóvenes reconocen haber sido cibercontroladas por sus parejas», apuntó. Cuando el acoso electrónico perdura tras el fin de la relación, se denomina 'stalking' y quienes sufren este delito son en un 80% mujeres.

Para combatir el ciberacoso, Caballero aconseja no borrar las pruebas, certificarlas con un sello temporal y denunciar ante la Unidad de Delitos Informáticos de la Policía.

Asimismo, subrayó que el 'sexting', la difusión de imágenes íntimas, y el 'grooming', el ciberacoso sexual de menores, son delitos que han crecido un 30% en los últimos cinco años.