Imagen de archivo tomada en la capital grancanaria en el toque de queda por el estado de alarma. / ARCADIO SUÁREZ

Fin de año con todas las islas en nivel 2 y 3: límite de diez comensales y pendientes del toque de queda

El Gobierno espera por el aval del TSJC para la noche de Fin de Año, la del 1 y el 5 de enero, que debe responder entre hoy y mañana. La noche del 31 y el día 1 se pueden reunir hasta diez no convivientes

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

El Gobierno canario aprobó ayer elevar el nivel de alerta sanitaria en Lanzarote y El Hierro, subiendo ambas del semáforo amarillo al naranja, es decir, al nivel 2, mientras que el resto se mantiene en el nivel actual: La Palma y La Gomera en el 2 y Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura en el 3. De esta forma, si el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) da el visto bueno a la implantación del toque de queda que pidió este martes Sanidad para la noche de Fin de Año, la del 1 y el 5 de enero, todo el archipiélago se vería afectado. Así lo explicó ayer el portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, tras la reunión ordinaria del equipo que preside Ángel Víctor Torres, que también decidió ampliar el número de comensales el 31 y el 1 a diez personas.

El alto número de contagios, ayer se registró otro récord en las islas con casi 5.000 positivos en 24 horas, no es el criterio principal para cambiar el semáforo, añadió Pérez. El portavoz explicó que la decisión se ha tomado especialmente por los criterios que afectan a la presión hospitalaria.

«Todas las islas están en riesgo alto o muy alto según distintos indicadores. Y si los datos que tengo son correctos, el número de contagios de hoy (por ayer) son elevadísimos, 4.914. Pero entre los datos que manejamos pudiera parecer que la tasa media de hospitalización no crece demasiado. Sin embargo, es una primera impresión equívoca porque se refiere a islas como Tenerife y Gran Canaria que tienen una mayor capacidad de soportar la presión». En las islas de Lanzarote y El Hierro, dio a entender el también consejero de Obras Públicas, «hay menos presión en las UCI o camas de críticos, pero los ingresos hospitalarios se mantienen».

«Esto es así por el sistema de indicadores, que no obliga a tomar decisiones en Gran Canaria y Tenerife al no tener en cuenta tanto el número de contagios como la presión asistencial», señaló Julio Pérez.

Con esta decisión todas las islas están en nivel 2 o 3. «Esto significa si el TSJC aprueba el toque de queda todo el archipiélago estaría sujeto a esta limitación de movilidad. Unas entre la una y las seis de mañana y otras entre las dos y las seis», añadió el portavoz.

En concreto lo que ha solicitado Sanidad al TSJC es que permita restringir la movilidad en l as islas en nivel 2 entre las 02.00 y las 06.00 horas en Fin de Año (la noche del 31 al 1) y la noche siguiente, del viernes 1 al sábado 2 de enero, además de la noche del 5 de enero. Mientras que en las islas en nivel 3 la medida se amplía una hora al empezar el toque de queda a las 01.00 de la mañana. La medida tendrá excepciones como, por ejemplo, cuidar a personas mayores o menores o comprar medicamentos.

El Consejo de Gobierno abordó también la ampliación del número de comensales que pueden reunirse en las fiestas. Como se recordará, en el nivel 2 se permiten hasta ocho personas y en el 3 hasta seis no convivientes Sin embargo, el Ejecutivo amplió a diez en ambos niveles en Nochebuena y Navidad. Ayer aprobó de nuevo esta ampliación puntual pero solo para el día 31 de diciembre y el 1 de enero. «Esto facilita los encuentros en espacios privados y eso contribuye a limitar la movilidad», señaló Julio Pérez, quien también advirtió que no se ha adoptado «decisión con respecto a los días 5 y 6 de enero».