Imagen tomada por un satélite de la isla creada por un volcán en el archipiélago de Tonga. / NASA

Una isla sumergible

La erupción de un volcán submarino en el archipiélago de Tonga en el Pacífico sur crea un islote que, como en anteriores episodios volcánicos, será engullido en breve por el océano

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZ Madrid

El archipiélago de Tonga, en el Pacífico suroeste, es escenario del nacimiento de una nueva isla gracias a la incesante actividad volcánica de la zona. Sin embargo, según los expertos, el silote podría ser engullido por el propio océano en los próximos meses o años.

El fenómeno, según explican desde el Observatorio de la Tierra de la NASA, tiene lugar en la gran cordillera submarina que se extiende desde Nueva Zelanda hasta Tonga. Este lugar acoge la mayor concentración de volcanes submarinos que existe en el mundo. Uno de ellos, ubicado en el monte Home Reef, entró en erupción el pasado 10 de septiembre.

Al principio la lava, las cenizas y el vapor comenzaron a decorar el agua circundante. En tan solo once horas, los materiales acumulados hicieron aflorar una nueva isla sobre la superficie del Pacífico. El espectáculo fue captado el día 14 por el sistema de cámaras de observación terrestre del satélite Landsat 9 de la NASA.

Ese mismo día, los investigadores del Servicio Geológico de Tonga estimaron que el área de la nueva isla era de 4.000 metros cuadrados y que se elevaban unos 10 metros sobre el agua. El pasado sábado, la isla había crecido hasta los 24.000 metros cuadrados. Su ubicación, que tuvo que ser comunicada a la mayor brevedad, se encuentra al suroeste de Late Island, al noreste de Hunga Tonga-Hunga Ha'apai y al noroeste de Mo'unga'one.

«El volcán submarino presenta riesgos muy bajos para la aviación y los residentes de la vecina Vava'u y Ha'apai», según el Servicio Geológico de Tonga. «Sin embargo, se recomienda a todos los navegantes que mantengan una distancia de más de cuatro kilómetros de Home Reef hasta nuevo aviso». El motivo es el peligro de los gases tóxicos que emanan por el contacto del magma con el agua salada. Asimismo la lluvia de cenizas afecta a varios kilómetros alrededor de la nueva isla.

Tres placas tectónicas

Los investigadores de la NASA explican que el fenómeno no es nuevo. El monte Home Reef se levanta sobre un área donde chocan tres placas tectónicas, en lo que se conoce como el límite de convergencia más rápido del mundo. La placa del Pacífico se hunde en este punto por debajo de otras dos placas más pequeñas. Esta fricción está generando una de las fosas submarinas más profunda de la Tierra y da lugar a los sistemas volcánicos más activos.

Las islas creadas por los volcanes submarinos en esta zona suelen tener una vida muy efímera. El monte Home Reef ha tenido cuatro periodos de erupciones. En ellas se formaron islas que con el tiempo desaparecieron bajo el agua.

Solo en las erupciones de 1984 y 2006 surgieron islas que llegaron a tener acantilados de 50 a 70 metros de altura. Una isla formada en los doce días que estuvo en erupción el volcán Late'iki desapareció tras dos meses, mientras que otra anterior creada en 1995 por el mismo volcán permaneció intacta durante 25 años.