Las bridas que ataban a la supuesta víctima a su vehículo. / g.c.

Investigan a una mujer de 51 años por simular su propio secuestro

La supuesta víctima fue localizada por la Guardia Civil maniatada en el interior de su vehículo en Oviedo | Al parecer, la intención era acusar a su expareja

R.C.

La Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo investigó a mediados del mes de julio a una mujer de 51 años y vecina del concejo de Piloña (Asturias) como supuesta autora de un delito contra la Administración de Justicia, de acusación y denuncias falsas y de la simulación de un delito, el de su propio secuestro.

En la noche del pasado 20 de junio, la Central Operativa de Servicios (C.O.S.) de la Guardia Civil de Oviedo, recibió la llamada de una joven en la que informa a los agentes que su madre se encuentra secuestrada y maniatada en su propio coche, en las inmediaciones del domicilio de su expareja.

Siguiendo las indicaciones de la alertante, la patrulla de Soto de Ribera logró localizar a la mujer en un camino rural próximo a la vivienda de su expareja, comprobando que se encontraba sentada en el asiento del conductor, con las manos atadas con un cordón al volante. Del cordón colgaban dos bridas de plástico completamente cerradas sobre las ataduras, sorprendiendo a los agentes que las mismas no ejercían ninguna función.

La mujer dice haber sido abordada por un desconocido en el barrio de la Calzada de Gijón cuando circulaba con su vehículo alrededor de las 17:20 horas. Que con coacciones y amenazas le indicó que circulara hasta las afueras de Gijón y una vez allí el desconocido se sentó al volante del vehículo a la vez que le tapaba los ojos con un pañuelo, llevándola hasta el lugar donde fue encontrada.

Tras una laboriosa investigación, la Guardia Civil logró tomar declaración a varios testigos que situaban en la tarde de los hechos a la supuesta víctima en una Estación de Servicio en El Alto del Caleyo-Ribera de Arriba (Asturias).

Los agentes constataron que las cámaras de seguridad habían grabado a la supuesta víctima estacionando su vehículo en el aparcamiento, realizando una compra en la tienda e incluso lavando el coche en los lavaderos existentes, sin observar un comportamiento anómalo. La Guardia Civil también pudo verificar que la mujer no iba acompañada de ninguna otra persona.

Tras documentar su investigación y oír en declaración a testigos y víctimas, el Equipo de Delitos contra las Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Oviedo, considera que los hechos denunciados por la mujer no ocurrieron tal como relató en su denuncia, apreciando una clara intencionalidad de implicar en el supuesto «secuestro» o detención ilegal a su expareja sentimental.