Borrar
Vea la portada de Canarias7 de este sábado 20 de julio
El investigado por la muerte de su mujer en Málaga dice que simulaban una violación en un juego sexual

El investigado por la muerte de su mujer en Málaga dice que simulaban una violación en un juego sexual

El hombre, que está en prisión por homicidio, declaró que habían estado bebiendo toda la noche y que la muerte fue accidental

Juan Cano

Málaga

Viernes, 12 de abril 2024, 07:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Paseo en coche de caballos por Málaga, cena y alcohol hasta la madrugada y sexo en el apartamento turístico que habían reservado en el Centro. Un viaje romántico que habría acabado en tragedia, siempre según el relato del único de los dos que aún puede contarlo. El turista norteamericano investigado por la muerte de su mujer en un piso del Centro, en prisión desde el lunes por homicidio, alega que estaba practicando un juego sexual donde simulaban una violación.

El caso, y en eso coinciden todas las fuentes consultadas, es complejo y la investigación sigue abierta. Todo comenzó a las 5.30 horas del 6 de abril, cuando el investigado, que es de nacionalidad estadounidense y de origen latino, salió a la plaza de Camas a pedir auxilio porque, según decía, su mujer estaba inconsciente y no respondía. Los profesionales del 061 trataron de reanimarla, pero sus esfuerzos fueron en vano. La víctima, también norteamericana, de 43 años, estaba muerta.

Los sanitarios activaron el protocolo judicial al no poder certificar la causa del óbito y avisaron tanto a la Policía Nacional como al juzgado de guardia. Una médico forense acudió al apartamento turístico para el levantamiento del cadáver, mientras que los especialistas de Policía Científica realizaron la inspección ocular en busca de vestigios que pudieran explicar lo sucedido.

Ya en el lugar, el hombre dio a los presentes una primera versión de lo que -según él- había pasado, y que mantendría después, aunque con algunos matices. Al parecer, manifestó que habían estado toda la noche bebiendo copas y chupitos de tequila, y que ella también habría consumido alguna sustancia. En el apartamento, dijo, comenzaron a mantener relaciones y habrían puesto en práctica esos juegos sexuales.

Los investigadores de la Policía Nacional lo detuvieron por un delito de homicidio, en principio, y a juzgar por su testimonio, de tipo imprudente. Sin embargo, la autopsia sembró dudas, ya que se apreciaron signos de asfixia por estrangulamiento. Al pasar a disposición judicial, se decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del marido, investigado inicialmente por homicidio.

Los agentes tratan ahora de reconstruir las vidas de ambos. Aunque ella también tenía nacionalidad estadounidense, se había mudado hace un tiempo a Valencia, donde residía actualmente. Él seguía viviendo en Texas, pero viajó a España para pasar unos días de vacaciones con su esposa en Málaga. El matrimonio tenía dos hijos, al parecer ambos mayores de edad.

La magistrada de guardia tomó la decisión de inhibirse a favor de los juzgados de Violencia sobre la Mujer, lo que deja entrever que el caso sigue rodeado de incógnitas. La investigación tendrá que aclarar si ese estrangulamiento se produjo de forma accidental durante el juego sexual al que alude el investigado o, por el contrario, se trata de un crimen que se ha pretendido enmascarar con ese pretexto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios