Imagen del incendio de Mazcuerras, esta mañana.. / Javier Rosendo

Los incendios de Cantabria ponen en alerta al Ejército

A lo largo de la noche y la mañana las cuadrillas han conseguido extinguir catorce incendios y ahora luchan contra otros seis que siguen activos en Mazcuerras, Bárcena de Pie de Concha, Polaciones y Molledo

MARIÑA ÁLVAREZ Santander

El Gobierno de Cantabria ha puesto en prealerta al Ejército ante el posible empeoramiento de los incendios forestales. Esta tarde se prevé que el viento sur arrecie y que suban las temperaturas, con lo que la situación podría complicarse. Aunque hasta este mediodía ninguno de los incendios activos suponen un peligro para las personas, en el caso de que los fuegos se acercaran a núcleos habitados la UME ya estaría prevenida para desplazarse a Cantabria y llegar en un par de horas desde León, tiempo necesario para que lleguen las tropas, aunque el desplazamiento de maquinaria pesada supondría el doble (cuatro horas).

La solicitud formal a la UME se ha remitido a las nueve y media de la mañana, después de poner en marcha el Plan Especial de Protección Civil de Cantabria sobre Incendios Forestales (Infocant), en su nivel 2. Se ha decidido pedir apoyo militar porque la situación meteorológica seguirá igual hasta el domingo y se teme que el fuego siga arrasando los montes. Ahora, el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) está instalado en la sede del 112, donde todos los agentes implicados en esta lucha permanecen reunidos en todo momento para facilitar una respuesta ágil y coordinada. De momento, y tal y como están las cosas, el Gobierno no ve necesario que se realice un despliegue de este nivel, pero están prevenidos ante lo que pueda ocurrir esta tarde y mañana sábado por la mañana, cuando se prevé un aumento de las temperaturas. Ya mañana a última hora de la tarde Aemet predice un cambio de tendencia, que se consolidaría con las lluvias y el enfriamiento del ambiente previsto para el domingo, que podría ayudar a terminar con esta oleada.

La surada instalada desde hace tantos días en el norte del país está dejando cifras insoportables en Cantabria, con una canícula que no da respiro en ningún momento del día ni de la noche y con unos vientos ideales para transformar un fuego encendido por un pirómano (o un incendiario) en una catástrofe natural. Si anoche la situación era mala en los montes, esta mañana se intuye que será todavía peor. Porque el olor a humo ha alcanzado la capital, arrastrado por las rachas de viento sur. Según el último parte del Gobierno de Cantabria, solo desde las siete de la tarde de ayer personas desconocidas -por ahora- han provocado en Cantabria 20 nuevos incendios forestales y en estos momentos hay un total de seis incendios forestales activos, cuatro menos que los que estaban ardiendo a primera hora del día.

Además de los seis incendios activos, hay cinco fuegos más que están controlados y uno estabilizado, en Castro Urdiales.

Los focos activos se encuentran en Mazcuerras, Bárcena de Pie de Concha (aquí hay dos), Polaciones y Molledo.

Y hay otros seis incendios controlados en Santiurde de Toranzo, Molledo, Los Corrales de Buelna, Lamasón (aquí hay dos) y Castro Urdiales, donde está actuando el helicóptero del Ministerio junto a las cuadrillas de extinción de la Consejería. En Castro también hay un incendio estabilizado, el del monte Sonabia originado hace unos días, y hay otro foco más estabilizado en Mazcuerras.

La alcaldesa de Molledo, Verónica Mantecón, ha informado que de los tres incendios que se han desatado este viernes en el municipio uno, el de Pando, está extinguido, el de Silió está controlado y el de Caceo aún latente pero en vías de control, dijo. La alcaldesa ha hecho un llamamiento «a toda la gente que está provocando incendios, para que sean conscientes de que sus acciones entrañan mucho peligro y pueden provocar daños irreversibles». También ha mostrado su agradecimiento a todos los equipos de emergencia que están trabajando en la zona, «con la esperanza de que pare esta situación». Recordó que los incendios se suman al esfuerzo extra de cada Ayuntamiento por los daños que el temporal de viento está causando ya de por sí.

Después de otra noche entera trabajando sin descanso, en turnos de 12 horas, los bomberos forestales han conseguido extinguir trece incendios. En esta batalla interviene un amplio equipo de personas, entre emisoristas, bomberos, agentes del medio natural, técnicos de guardia... Son en total 124 efectivos trabajando a turnos día y noche con 26 vehículos, un operativo que se reforzará a las dos de la tarde con más personal.

Desde primera hora se trabaja en el CECOP en la gestión de los operativos de extinción de los incendios forestales activos. / 112

A diferencia de lo ocurrido ayer, ninguno de los incendios activos a estas horas está cerca de poblaciones. Todos los incendios nuevos están situados en zonas altas y de difícil acceso.

Sigue cortada la carretera N-634 entre Golbardo y Quijas, por uno de los incendios provocados ayer en Reocín, que ha ocasionado desprendimientos de piedras.

Después de varios días sumando fuegos nuevos, la cuenta ha alcanzado la simbólica cifra de 100 incendios provocados en lo que va de octubre, un dato inédito en un mes en el que no es normal que en Cantabria ocurran estas oleadas por el viento sur, más propias de febrero o marzo. Aunque el número de incendios es de récord, en daños ha habido años peores, según ha apuntado el consejero de Desarrollo Rural que, aunque todavía no hay balance, cree que las hectáreas quemadas son menos que en los incendios del año pasado, aunque esté habiendo más incendios ahora.

Una vez más, el Gobierno reitera «la necesidad de acabar con la complicidad social que ampara a los incendiarios, cuyos actos provocan graves daños ambientales y económicos y suponen un riesgo para la salud pública y la vida de las personas». Y repite su llamamiento a la ciudadanía para «identificar a esas personas, evitar prácticas de riesgo y colaborar con las autoridades para avisar de cualquier indicio de fuego, contactando con el 112, con la guardería de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente o con la Guardia Civil».

Guillermo Blanco ha atribuido al equipo humano que interviene en la prevención y extinción el 'éxito' de esta cuenta (más incendios pero menos hectáreas quemadas). Indica que han aumentado el personal y que, gracias a ello, el balance de daños acaba siendo menos malo.

Todo esto está pasando en unos días en los que Cantabria registra unas temperaturas extraordinarias todo el tiempo. Acabamos de despertar de la segunda noche 'ecuatorial' -más que 'tropical'-, el que haya podido dormir a más de 27º constantes. La máxima se ha registrado en Castro Urdiales pasada la una y media de la madrugada (28,2º), y también se han anotado temperaturas de récord a lo largo de la noche en Treto, en Santander, en Ramales o en San Vicente de la Barquera, rondando en todas partes los 27º.

No hay tregua de momento. Hoy la surada seguirá amarrada a Cantabria, con rachas muy fuertes en zonas de montaña y, de nuevo, con alerta amarilla en la comarca de Liébana.

Hasta el domingo no se espera que cambien las cosas y de ahí que el Gobierno de Cantabria se esté preparando para un fin de semana que se prevé muy difícil. La activación del Infocant supone la instalación de un puesto de mando avanzado en la sede del 112, donde permanecerán reunidos en todo momento efectivos de todos los cuerpos implicados en la lucha contra incendios (bomberos, protección civil, 112, Guardia Civil...) y, desde ese momento, la Unidad Militar de Emergencias permanece prevenida para desplazarse a Cantabria desde León en cuanto sea necesario.