Borrar
Efectivos de la Unidad de Guías Caninos de la Policía, en la entrada del servicio de Urgencias del HUCA Pablo Lorenzana
Un hombre que simulaba estar borracho y un reto viral tras la amenaza de bomba en el Hospital de Asturias

Un hombre que simulaba estar borracho y un reto viral tras la amenaza de bomba en el Hospital de Asturias

El autor de esta broma «lamentable», que obligó a evacuar a unas 60 personas en Urgencias, se podría enfrentar a una pena de un año de cárcel

Miriam Suárez

Viernes, 12 de mayo 2023, 09:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Policía Nacional busca al autor de la falsa amenaza de bomba que obligó a desalojar una parte del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) la noche del miércoles. Una llamada al 112, en torno a las 22.30 horas, avisaba de la colocación de un artefacto explosivo en el complejo hospitalario, dando lugar a un despliegue policial en el que intervinieron tres unidades especiales: la de Intervención, la de Guías Caninos y los Tedax.

Las investigaciones para identificar al responsable de este «hecho lamentable» se han iniciado a partir de la grabación de esa llamada, que «un varón que parecía simular la voz de un borracho» realizó desde un número oculto. La Policía Nacional tiene abiertas varias líneas de investigación, barajando, como primera hipótesis, un broma o reto viral como los que circulan últimamente en redes sociales y que llegan a unos extremos ya preocupantes. De ser así, esta gracia podría costarle a su autor pena de cárcel.

La Jefatura Superior de Policía de Asturias incidía ayer en «la gravedad de realizar llamadas falsas con amenaza de bomba», un comportamiento que está tipificado en el artículo 561 del Código Penal. «Quien afirme falsamente o simule una situación de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro a consecuencia del cual es necesario prestar auxilio a otro, y con ello provoque la movilización de los servicios de Policía, asistencia o salvamento, será castigado con la pena de prisión de tres meses y un día a un año o multa de tres a dieciocho meses», reza dicho artículo.

La gravedad de la amenaza o su carácter terrorista «suponen un agravante», con el que la condena «se impondría en su mitad superior, es decir, de siete meses y medio a un año de prisión», advierte la Policía Nacional. Y las multas, en estos casos, pueden llegar a 100.000 euros. «Que se haga algo así, y más en un hospital donde hay gente enferma, es tremendo», lamentaban ayer profesionales sanitarios que estuvieron la noche del miércoles en el HUCA.

La situación se normalizó en torno a las dos de la madrugada del jueves, después de más de tres horas de «incertidumbre» en las que hubo que desalojar a las familias que esperaban en la sala de espera del área de Urgencias -tanto de adultos como pediátricas- y a los pacientes con dolencias más leves; en total, unas sesenta personas. El 112, por su parte, tuvo que derivar a los hospitales de Gijón, Valle del Nalón y Mieres las emergencias sanitarias que iban surgiendo. Medidas que se adoptaron por precaución, para reducir riesgo y facilitar el operativo policial.

800 pacientes ingresados

«No existían garantías totales de la veracidad de la amenaza», precisó la Policía. O dicho de otro modo: «Parecía falsa». De ahí que «no se plantease en ningún momento el desalojo de la totalidad del complejo hospitalario», aunque se procediese a 'peinar' el HUCA «por si acaso». Se desplazaron al hospital dos furgones y seis coches patrulla, además de tres efectivos de la unidad canina, que cuenta con perros adiestrados para la detección de explosivos. Inspeccionaron todas las instalaciones, empezando por Urgencias y el área de críticos.

A continuación, los perros recorrieron cada una de las plantas del área de hospitalización, donde estaban ingresados en ese momento unos 800 pacientes. Una vez que las instalaciones ocupadas por personas estuvieron bajo control, el operativo policial se trasladó a los espacios que a esa hora no presentaban ninguna actividad, como almacenes, vestuarios o consultas externas. «Afortunadamente, la amenaza no tuvo ninguna repercusión clínica», señalaban ayer fuentes del hospital de referencia de Asturias, donde los profesionales sanitarios, especialmente en Urgencias, desplegaron su protocolo de actuación frente a incidencias para colaborar con la Policía. Siguieron 'in situ' el operativo, entre otras autoridades sanitarias, la gerente del Servicio de Salud, Concepción Saavedra; la directora del HUCA, Beatriz López; y el director de Atención Sanitaria del área de Oviedo, José Antonio Vecino.

Más noticias de Asturias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios