«Son mis hijas y hago lo que me da la gana», dijo Tomás a los agentes

El padre y asesino de Anna y Olivia respondió así a un Guardia Civil en una de las últimas llamadas a Beatriz Zimmerman. La novia actual de Gimeno sabía que no devolvería a las niñas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Tomás Gimeno intercambió algunas palabras con un agente de la Guardia Civil en la noche en la que asesinó y desapareció con su hija. Beatriz Zimmerman, la madre de Olivia y Anna, ya había hablado tres veces en menos de una hora con su expareja, entre las nueve y las diez de la noche del 27 de abril. En la tercera llamada (21.59), él le dijo que ya no iba a ver más a las niñas ni a él, que se iba con ellas a empezar una nueva vida.

Según el auto de la juez publicado el pasado fin de semana, las dos siguientes llamadas (22.30 y 22.40) la madre, angustiada, las hace desde el puesto de la Guardia Civil «siendo la respuesta de Tomás la misma, aún cuando intervino un agente».

«Son mis hijas y hago lo que me dé la gana. ¿Quiénes sois vosotros para decirme lo que tengo que hacer con mi hija», le dijo Tomás Gimeno a los agentes aquella noche antes de que se perdiera la comunicación entre el Beatriz y su expareja, según adelanta este martes el periódico ABC.

El auto judicial del caso de las pequeñas Anna y Olivia no deja lugar a dudas sobre las intenciones de su padre, Tomás Gimeno, cuando se las llevó el pasado 27 de abril: provocar un dolor «inhumano» en su expareja y madre de las dos niñas, Beatriz Zimmermann. A medida que transcurren los días, se desvelan nuevas informaciones sobre las últimas horas de los tres desaparecidos y ahora ha trascendido que, aunque el progenitor mantuvo en secreto su voluntad de asesinarlas, sí que compartió con su actual novia que no pretendía devolver a las dos menores. A pesar de la revelación, esta no lo denunció.

La novia actual de Gimeno sabía que no devolvería a las niñas

Gimeno mantenía en la actualidad una relación sentimental con la directora de un centro de idiomas al que acudía su hija Olivia a clases de alemán y, al llevarla a la escuela el mismo día de la desaparición, entregó a su pareja una caja que no debía destapar hasta la noche. Sin embargo, esta la abrió por la tarde y encontró en su interior dinero en efectivo y una carta en la que el padre de las niñas relataba su intención de sacarlas del país, según ha explicado el programa de Antena 3 'Espejo Público'.

A lo largo de la tarde, Gimeno y su actual pareja estuvieron en contacto por teléfono y esta intentó disuadirlo de sus intenciones, al preguntarle cómo iban a vivir Anna y Olivia sin su madre, a lo que él contestó que se acostumbrarían. De acuerdo con esta información, la novia tuvo conocimiento de que el hombre no tenía intención de devolver a las pequeñas, pero no lo puso en conocimiento de las autoridades.

El hallazgo el pasado jueves del cuerpo de la pequeña Olivia, de seis años, a tres millas de la costa de Santa Cruz de Tenerife desmiente estas intenciones de Gimeno de sacar del país a las niñas, que, según el auto de la jueza, «se llevó a sus hijas para darles muerte de forma planificada y premeditada».