Borrar
Uno de los pasillos de la cárcel de Castellón. P. Bellido
Hallan muerto en la cárcel al líder de la secta de Castellón

Hallan muerto en la cárcel al líder de la secta de Castellón

Un funcionario de la prisión descubrió el cadáver en el primer recuento de la mañana del domingo. El recluso, detenido en la masia de Vistabella del Mestrazgo, tenía graves problemas de salud y dormía con una máscara conectada a una máquina de oxígeno

J. F.

Valencia

Lunes, 16 de mayo 2022, 12:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El líder de la secta destructiva asentada en una masía de Vistabella del Maestrazgo, Antonio G. L., de 64 años de edad, falleció en la madrugada del sábado al domingo en el centro penitenciario de Castellón. El recluso fue encontrado muerto en su celda en el primer recuento de la mañana en el módulo de enfermería, donde se encontraba ingresado desde el pasado 17 de marzo.

Según las primeras investigaciones, Antonio G. murió por causas naturales. Los funcionarios no hallaron indicios criminales en la celda ni signos externos de violencia o compatibles con un suicidio, por lo que la causa del fallecimiento está relacionada con los graves problemas de salud que sufría el preso.

Tras ingresar en prisión, Antonio G. estuvo incluido varias semanas en el programa de prevención de suicidios (PPS), aunque ya no tenía una vigilancia especial. El hombre necesitaba un andador para desplazarse debido a sus problemas de movilidad, tomaba medicación diaria y dormía con una máscara conectada a una máquina de oxígeno.

El líder de la secta estuvo ingresado 15 días en un hospital de Castellón, pero su estado de salud mejoró y fue trasladado otra vez al módulo de enfermería del centro penitenciario de Castellón.

Masía donde estaba asentada la secta.
Masía donde estaba asentada la secta. D. Torres

Su conducta arrogante y otros comportamientos del recluso cambiaron la valoración de riesgo de suicidio, por lo que la dirección de la cárcel decidió excluirlo del programa. El juez de guardia se desplazó el domingo a la cárcel de Castellón, inspeccionó la celda donde fue hallado muerto el recluso y ordenó el traslado del cadáver al Instituto de Medicina Legal de Castellón para practicarle la correspondiente autopsia, según informaron fuentes policiales.

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Castellón encarceló a tres de los nueve presuntos miembros de la secta detenidos por la Policía Nacional. La causa está abierta por los delitos de agresión y abuso sexual, tanto contra adultos como contra menores de edad, trata de seres humanos con fines de dominación doméstica y sexual y exhibición de pornografía a menores. Antonio G. se acogió a su derecho a no declarar cuando pasó a disposición judicial.

La investigación se inició el pasado año en plena pandemia, cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de una comunidad «aislada y hermética» en una masía de Vistabella del Maestrazgo. Con pretextos esotéricos y sanatorios, el líder de la sesta estaba cometiendo, presuntamente, varios delitos y las víctimas «tenían limitada o anulada la capacidad crítica y la voluntad».

Los investigadores atribuyeron al preso fallecido un carácter «autoritario y carismático», conductas habituales de los líderes de las sectas. Ejercía técnicas de persuasión coercitiva sobre sus seguidores desde una posición de superioridad y utilizaba el engaño, llegando a anular la voluntad de sus adeptos.

Según la Policía Nacional, Antonio «conseguía mantener unos privilegios para él y para su familia, tanto económicos como sociales». A pesar de su delicado estado de salud, el líder continuaba desempeñando su rol en la secta. Durante el registro de la masía, los agentes intervinieron 103 relojes de alta gama, 15.000 euros en metálico, la mayoría en billetes de 50, y abundante material pseudoreligioso y esotérico

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios