El detenido por la brutal violación de Igualada el 1 de noviembre de 2021. / Efe

Hallan ADN de la víctima en el piso del violador de Igualada

El presunto agresor sexual está en prisión dede el sábado pasado

CRISTIAN REINO Barcelona

La Policía catalana ha encontrado pruebas concluyentes para incriminar al violador de Igualada (Barcelona). Los Mossos han anunciado este martes que han hallado en el domicilio del presunto agresor sexual restos de ADN de la joven víctima brutalmente violada. El jueves pasado, tras su detención, los investigadores policiales estuvieron siete horas con el arrestado en su casa en Igualada. Los agentes han encontrado pruebas biológicas de la joven de 16 años en la habitación del domicilio del acusado. El joven, de 20 años, está en prisión preventiva desde el pasado sábado, investigado por los delitos de agresión sexual y tentativa de asesinato. Esta en el penal, vigilado en todo momento para evitar que intente suicidarse.

Ha confirmado el hallazgo de los investigadores el comisario de la policía autonómica, Josep Maria Estela, en la emisora Rac-1: «La satisfacción es enorme. Lo es por mí, por la organización y por el grupo de trabajo que han trabajado de forma intensa», ha asegurado. El presunto agresor estuvo cinco meses y medio en paradero desconocido desde que perpetró presuntamente la brutal violación a una menor en la noche de Halloween, en Igualada. La Policía autonómica rastreó en un primer momento al entorno de la víctima. Pero tras descartar a decenas de sospechosos pasó al plan B. La pista que dio con el acusado fue su historial delictivo. Abusó sexualmente de su hermana menor de siete años y fue denunciado por su expareja por malos tratos.

Además de agresión sexual, está imputado por asesinato en grado tentativa. Y es que, el presunto agresor sexual violó salvajemente a la víctima y además la agredió con una barra metálica que casi acaba con su vida. Estuvo dos meses en la UCI y ha necesitado cinco operaciones para tratar de recuperarse físicamente. No obstante, los golpes sufridos en la cabeza -fue ingresada inicialmente con una fractura craneo encefálica- le han ocasionado secuelas de por vida, pues ha perdido el 90% de la audición en un oído.