Imagen de un gato en una portectora de animales. / J.L. Carrasco

¿Son los gatos una amenaza? Cazan entre un 3% y un 4% de las aves, «una relación depredador-presa normal»

El catedrático de la ULPGC Octavio Pérez Luzardo es uno de los científicos que cree que hay que proteger a los gatos por ley

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

En la polémica sobre las colonias de gatos y su posible efecto negativo en la biodiversidad el catedrático y doctor en Veterinaria Octavio Pérez Luzardo, de la Universidad de Las Palmas de Gran canaria (ULPGC), se muestra tajante: «Debe existir una gestión integral coordinada a nivel nacional y el gato debe estar en la Ley nacional de protección animal, en un capítulo propio. De hecho, aún no se sabe cuántos gatos hay en España y de ellos cuántos no conviven con los ciudadanos».

La organización Leales recuerda en un comunicado que este veterinario

especializado en Toxicología Analítica, Ecotoxicología y Evaluación del Riesgo, y responsable del proyecto «GC Cat Count» (estudio de las dinámicas poblacionales de gatos comunitarios) defendió en el Congreso de los Diputados la protección de los gatos para «evitar así la condena contra esta especie con alarmismos de biólogos conservacionistas con una distorsión de los datos reales».

La plataforma recuerda que Pérez Luzardo señala que en España «el gato no es una especie invasora, ni está en la lista de especies invasoras. En España el gato lleva miles de años, es una especie alóctona auto-domesticada. Tampoco es exótica, ya convivían incluso antes de la colonización de Canarias». Además de que «no hay evidencias en España ni en Europa de que los gatos hayan extinguido ninguna especie».

«El gato es responsable de cazar entre un 3% y un 4% de las aves en algunos territorios, en términos de biología de la conservación es una relación depredador-presa normal. Por eso los pájaros tienen muchos pollos, también porque hay caídas de los nidos y de otros depredadores. El gato también mata ratas, demás mamíferos y otras especies introducidas, esas sí introducidas. Por tanto, sin el gato, las aves tendrían más depredadores y nadie ha dicho qué les pasaría a esas aves con esas especies que no caza el gato».