Cuerpos de varios cerdos. / ASAJA

Ganaderos denuncian casos de canibalismo entre cerdos por los paros del transporte

Según la organización agraria ASAJA, la falta de alimento les provoca estrés y un comportamiento agresivo

J.M.L. Toledo

Ganaderos de porcino de la provincia de Toledo han expresado su desesperación ante el goteo de muertes en sus granjas a causa de la falta de pienso por los paros de los transportistas y la acción de los piquetes. Según informó este viernes la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), la escasez de alimento genera agresividad en los cerdos e incluso se han dado casos de canibalismo entre ellos.

Según ASAJA, en algunas explotaciones porcinas los ganaderos han tenido que habilitar espacios para proteger a los animales más débiles y evitar ser atacados por los más fuertes. La situación es «crítica», según esta organización agraria, porque la movilización de los transportistas ha dejado sin materias primas a los almacenes y a las fábricas de alimentación animal, y la actuación de los piquetes ha dificultado la salida de cereales de los puertos.

Incluso ha resultado insuficiente la llegada de varios convoyes de camiones cargados de alimentación animal y escoltados por la Guardia Civil ya que la cabaña ganadera de la provincia de Toledo es muy elevada. Así, los camiones que han llegado esta semana a esta provincia, con una capacidad media de unos 25.000 kilos por camión, apenas han mitigado las necesidades del sector ganadero. Y es que una granja media de porcino de cebo, de unos 1.000 animales, precisa unos 400 kilos de pienso al día.

Por otro lado, el temor a sufrir daños en los vehículos está dificultando encontrar a camioneros dispuestos a ir en los convoyes de los ganaderos. Por ello, ASAJA pide una actuación firme del Ministerio del Interior para asegurar unos servicios mínimos que garanticen la alimentación de la cabaña ganadera y evitar así que los animales mueran de hambre. No obstante, esta organización asegura reconocer la legitimidad de la protesta de los transportistas, un sector que, como el agrario, «no puede seguir trabajando a pérdidas por la subida del combustible, que está gravado con un 50% de impuestos».