Borrar
Directo Directo |Pedro Sánchez recibe a los campeones de la Eurocopa tras estar con el Rey
Momento de una de las detenciones. Foto: GC | Vídeo: Atlas

Fingían ser víctimas de violencia de género para obtener permisos de residencia

La Guardia Civil ha detenido a 22 personas en las localidades de Vícar, Roquetas de Mar, El Ejido y Adra

Colpisa

Lunes, 15 de febrero 2021, 08:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Guardia Civil ha detenido en las localidades de Vícar, Roquetas de Mar, El Ejido y Adra, a 22 personas como presuntos autores de los delitos continuados de denuncia falsa y simulación de delito y delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, e investigado a otras 23. Además, se ha practicado un registro en el domicilio de uno de los detenidos, donde han intervenido abundante documentación que están analizando los investigadores.

La investigación se inició en 2019, al detectarse por parte de los agentes de la Comandancia de Almería un incremento significativo en las denuncias por violencia de género en la zona del poniente almeriense desde el último trimestre de 2018, las cuales presentaban elementos y patrones comunes, y ante la sospecha de que se tratara de hechos falsos.

Todas las denuncias tenía una víctima con situación administrativa irregular en España, el autor de los malos tratos era español, la mayoría con antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio y actas-denuncia por tenencia y consumo de drogas y la pareja solo conocía el nombre y número de teléfono de la otra persona, desconociendo su domicilio, oficio, lugar de trabajo, gustos, aficiones, familiares ni ningún dato más.

Además, el autor y la víctima manifestaban ser novios, no matrimonio, sin convivencia, con una relación de entre cuatro y seis meses de duración. Por último, los autores no residían ni tenían ninguna vinculación con la provincia de Almería, viniendo muchos de ellos de la localidad de Hellín (Albacete) y un número importante de las víctimas residían en la localidad de Las Norias.

Similitud en la forma de cometer la agresión

De la misma manera, los casos tenían una similitud en el que se cometía la agresión ya que se llevaba a cabo en un lugar público, con testigos, en horario de afluencia de personas y normalmente durante la tarde, y las lesiones que presetnaban las víctimas siempre eran leves, con hematomas pequeños y arañazos generalmente en ambos brazos. Además, a la llegada de la Guardia Civil, el autor siempre reconocía la agresión e incluso solía ser él mismo el que llamaba a los agentes apra informar de la agresión.

La red desarticulada contaba con una estructura sólida en el poniente almeriense, lugar donde captaban a las mujeres de las que partía todo el montante económico con el que se sufragaban todos los gastos y pagos, y donde trasladaban los varones a los solos efectos de hacer las simulaciones, siendo éstos generalmente de fuera de la provincia, muchos de ellos de la localidad de Hellín (Albacete).

La red se valía de la situación administrativa irregular en España de estas mujeres para acercase a ellas y las ofrecían a cambio de 4500 euros, la obtención del permiso de residencia legal en España por circunstancias excepcionales así como el acceso a las ayudas económicas establecidas para estas víctimas. A los varones, todos ellos con múltiples antecedentes policiales y consumidores de sustancias estupefacientes, la posibilidad de obtener una suma de dinero de entre 1500 y 2000 euros por prestarse a ello y facilitar el que fueran detenidos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios