La presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas Loreto Gómez en la farmacia de Lomo Blanco. / ARCADIO SUÁREZ

Las farmacias piden coordinarse con los médicos para sortear la falta de algunos medicamentos

Amoxicilina pediátrica, Antalgin o Rivotril son algunos de los fármacos que escasean. No es preocupante porque hay alternativas, según el Colegio de Farmacéuticos

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Aerius Jarabe, Antalgín, Rivotril o Amoxicilina pediátrica son algunos de los medicamentos que escasean estos días en Canarias, según explica la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas, Loreto Gómez. «En la mayoría de los casos siempre hay un medicamento alternativo disponible. No hay motivo para la preocupación. Para todas hay alternativas; bien con un cambio de presentación, bien con otro principio activo de la misma familia farmacológica o bien como fórmula magistral», asegura la portavoz de las oficinas de farmacia de la provincia oriental.

«El desabastecimiento de determinado medicamento, de una forma o de otra, se puede suplir. En el caso de la Amoxicilina pediátrica, por ejemplo, si no das una marca das otra y dependiendo del niño se puede recurrir a comprimidos de adulto fraccionados o cambiarlo por otro antibiótico», afirma.

CLAVES

  • Alternativas Los fármacos en falta se pueden sustituir con un cambio de presentación o un principio activo afín

  • Retraso El desabastecimiento de ciertos fármacos comienza más tarde en Canarias que en el resto del Estado

  • Comunicación fluida Un sistema de comunicación entre los farmacéuticos y el SCS permitiría sustituir con agilidad estos medicamentos

  • Saturación La falta de fármacos obliga repetir consultas en una Atención Primaria tensionada

Este desabastecimiento es el mismo que sufre el resto del Estado con ciertas diferencias. «Cuando tenemos noticia de la falta de un medicamento en la península aquí tenemos un stock que puede durar un par de semanas más. Cuando se reabastece, aquí tarda más en llegarnos», explica la farmaceútica que, además, precisa que las nuevas remesas llegan primero a las islas capitalinas que al resto del archipiélago.

En todo caso y para evitar que esta circunstancia afecte a los pacientes, los farmacéuticos abogan por establecer vías de comunicación con los médicos para poder ofrecer medicamentos alternativos con agilidad, sin tener que volver a pedir consulta y saturando la ya sobrecargada Atención Primaria.

«Si colaborásemos más estrechamente con el Servicio Canario de Salud esto se podría agilizar. Si la receta de un medicamento pone 'comprimidos' y no hay, no podemos dar el mismo medicamento en cápsulas. Nos deberían dar la posibilidad de llamar al médico para aclararlo o permitirnos, porque tenemos formación para ello, ofrecer el mismo principio activo con otra presentación», explica Gómez.

Otras utilidaes

Además, la presidenta del COF señala que la cercanía con los pacientes les permite saber quiénes se están «desautomedicando. Sabemos de personas que dejan de tomar un medicamento porque dicen que les sienta mal y les pedimos que se lo digan al médico. Podríamos colaborar para mejorar la adhesión al tratamiento», subraya la farmacéutica.

También tienen una visión global de la variedad de medicamentos que toma un mismo paciente. «Cuando una persona pasa por distintas especialidades y los médicos no revisan lo que les han recetado los demás, se dan problemas de interacciones o el agravamiento de efectos secundarios. También sabemos si toman algo de herbolario que puede interactuar con algún tratamiento», sostiene la boticaria que, a veces, ha visto a personas con tratamientos duplicados.

«Cuando el Adiro estuvo en falta hubo quien prescribió también ácido acetilsalicilico como anticoagulante -para evitar la formación de trombos-. Algún paciente cogía los dos medicamentos que, si se tomaban simultáneamente, podían licuar la sangre de más», apunta Gómez que pide vías para alertar al médico y al paciente de estas interacciones.

Respecto al desabastecimiento de medicamentos, Gómez aboga por la fabricación nacional de fármacos que no son rentables para las farmacéuticas por su bajo coste en el mercado español.