Entrevista con Sara Ramírez Mesa

«Esta lucha contra las violencias machistas no tiene descanso y nos tenemos que implicar todas las personas»

25/11/2019

Está iniciando su andadura al frente de la Consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia del Cabildo de Gran Canaria y se muestra confiada en lograr los objetivos porque asegura haber encontrado un excelente grupo de trabajadores que se desviven por sacar adelante el día a día y los proyectos de un área que necesita de la sensibilidad humana como pocas

— En la reunión con los 21 ayuntamientos de Gran Canaria que se celebró el pasado mes de septiembre de 2019, usted ofreció los datos de 3.400 mujeres y casi 200 menores que acudieron a la Red Insular de Prevención de la Violencia de Género en busca de ayuda. Son realmente duros. ¿Qué cree que falla para que esta lacra no disminuya de una manera clara y lógica?

— Creemos que debemos seguir trabajando en concienciar y sensibilizar. Las campañas de sensibilización deben ser un trabajo constante a lo largo del año aunque se visibilicen más el 25 de noviembre. Esta lucha contra las violencias machistas no tiene descanso y es una tarea en donde nos tenemos que implicar todas las personas. Además, para erradicar la violencia machista se debe trabajar desde la educación y desde la cultura.

— ¿Considera que en la consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia que usted dirige cuenta con los profesionales adecuados para afrontar esta batalla?

— Sí. Y es una de las alegrías que me llevé al entrar en la consejería porque me he encontrado un gran equipo de profesionales. Las trabajadoras sociales, psicólogas, educadoras y juristas desempeñan una gran labor de prevención y de atención a las mujeres y menores. En la lucha contra la violencia de género todos los recursos son pocos, pero tengo la suerte de tener un gran equipo.

— ¿Y en lo que respecta a los recursos económicos, como está hoy en día el panorama?

— Además del presupuesto propio de la consejería, próximamente vamos a firmar un convenio plurianual con el Gobierno de Canarias, a través del Instituto Canario de Igualdad, que dirige Kika Fumero, por el que cada institución aportará dos millones y medio de euros, lo que significa que dispondremos de veinte millones en cuatro años.

— ¿Considera qué existe una coordinación solvente y fiable con los responsables políticos y trabajadores de los distintos municipios de la isla de Gran Canaria?

— En el mes de septiembre convocamos desde el Cabildo una mesa de coordinación con los ayuntamientos y con el Gobierno de Canarias porque consideramos que es la base para que las políticas de igualdad y de lucha contra la violencia machista sean efectivas. Además, periódicamente se realizan reuniones de profesionales de los servicios insulares y municipales. En 2018 la Red Insular de Prevención y Atención a mujeres y menores víctimas de violencia de género atendió a unas 3.400 mujeres y a más de 200 menores víctimas de violencia de género, por lo que es necesario que el trabajo que se realiza sea eficaz y para eso la coordinación es muy importante.

— ¿Cómo explicaría a grandes rasgos el trabajo de la Red Insular?

— Está el trabajo que se realiza en prevención y el trabajo de atención integral a víctimas de violencia de género donde tienen atención psicológica, educativa y asesoramiento jurídico. Además, existe una red de acogida que cuenta con un Departamento de Emergencias para Mujeres Agredidas, un Centro de Atención Inmediata, así como casas de acogida y pisos tutelados. En todos, la labor del personal profesional es clave e indispensable.

— Para este 25 de noviembre, Día Mundial de la Eliminación Contra la Mujer, desde el Cabildo se ha lanzado la iniciativa denominada El Club de los Hombres no Violentos, ¿podría desmenuzarla un poco?

— Las campañas de sensibilización son fundamentales y más hoy en día que no paramos de escuchar argumentos negacionistas por parte de algunos grupos políticos. En esta ocasión, hemos querido poner en el centro a esos hombres aliados para que den un paso al frente en esta lucha contra las violencias machistas y que se apunten a este Club de los Hombres No Violentos.

— Siempre se hace hincapié en la necesidad de educar a los más jóvenes como una de las clave para erradicar los comportamientos violencias, ¿considera que en los centros escolares de Gran Canaria el profesorado se implica lo suficiente en esta tarea global?

— Los centros educativos realizan un gran trabajo con proyectos educativos que fomentan la igualdad y la lucha contra la violencia de género dentro de sus programas. El trabajo en educación es un objetivo de este mandato y en esta ocasión para el acto de hoy lunes 25 de noviembre de 2019 en el Cabildo de Gran Canaria, contamos con el alumnado de cinco centros educativos de primaria que han recibido una formación en perspectiva de género y han preparado unos versos para concienciar contra la violencia de género junto con el verseador Yeray Rodríguez y Expedito Suárez.

— En 2023, cuando se acabe este período político, ¿qué legado le gustaría dejar tras su paso por la consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia en torno a esta lucha irrenunciable contra la violencia de género?

— Lo tengo muy claro. El objetivo, aparte del trabajo en el día a día, será haber podido realizar un diagnóstico de la Red Insular de Prevención y Atención Integral a Mujeres y Menores Víctimas de Violencia de Género y así poder ver cuál es el mejor modelo de gestión para el que trabajo sea lo más eficiente y tenga la mayor calidad posible de cara a tener la mejor atención. Además de mejorar la atención a menores que también son víctimas de la violencia machista.

Historia, cultura, redes ...

Inquieta. Para Sara Ramírez Mesa (Las Palmas de Gran Canaria, 1981) su primera experiencia como consejera del Cabildo de Gran Canaria la coge con un bagaje en movimientos sociales, que la hizo decantarse por estudiar Historia, lo que tal vez hizo que el mundo perdiese una arqueóloga. Como mujer de su tiempo, Sara se ha formado en diversos campos, desde sendos másters, uno en Cooperación para el Desarrollo, y otro en Gestión Cultural, así como estudió en la UNED un curso de Comunnity Management, o un Ciclo Superior de Vestuario a Medida.

Reto. Con varios años de trabajo y de formación continuada, la consejera afronta un reto que necesita de mucha visibilidad, sensibilidad y concienciación en busca del objetivo de víctimas cero.z