El rector, al Gobierno: «Estamos llegando a un punto de no retorno»

26/09/2019

Rafael Robaina reclama al presidente del Ejecutivo canario inversión para renovar las plantillas en la ULPGC, porque en algunas centros como en medicina ha saltado la alarma «naranja». Pide financiación para retener y captar talento

Las universidades canarias estamos llegando a un punto de no retorno en el que, de no asistirnos, no podremos abastecer de cuadros profesionales a los sectores sociales a los que normalmente se presta mayor atención política. Toca mirar hacia las universidades ya como están haciendo otras comunidades autónomas, lo necesita la sociedad». Con estas palabras dirigidas al presidente del Gobierno canario y a la consejera regional de Educación, Ángel Víctor Torres y María José Guerra, concluyó su discurso en el acto de apertura del curso el rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Rafael Robaina. Demandó al Ejecutivo regional recursos suficientes para renovar plantillas envejecidas, ya que la perspectiva de «jubilaciones masivas» –250 profesores en cinco años– y una alta proporción de personal temporal han hecho encender la alarma «naranja» en algunos centros «donde se forman cuadros profesionales básicos de la ingeniería, la arquitectura o la medicina».

La mesa del acto institucional tenía caras nuevas respecto a cursos anteriores: además de Torres y Guerra, se sentaron junto a Robaina y la secretaria general de la universidad, Rosa Rodríguez, la nueva rectora de La Laguna, Rosa Aguilar, y el nuevo presidente del Consejo Social de la ULPGC, Jesús León.

Antes de entrar al acto en el paraninfo universitario, el rector declaró a los periodistas que la universidad grancanaria debería tener «al menos» el mismo presupuesto que la Universidad de La Laguna, ya que ahora hay una diferencia de siete millones de euros –147 de la ULPGC por 154 de la ULL–. Robaina pidió al Gobierno que «la financiación que llegue sea la estructural para mantener el funcionamiento de la Universidad más los incentivos, objetivos y estrategias que tenga este Gobierno sobre la investigación».

Los diferentes mecanismos necesarios para retener y contratar talento fueron el eje del discurso de Robaina, quien aseguró que, además de financiación suficiente, se necesita un sistema universitario más dinámico para implantar titulaciones y más flexible a la hora de realizar contrataciones. En este sentido, demandó al Gobierno canario un marco legal como el que opera en el País Vasco, con diferentes categorías y figuras que permitan atraer a personas de fuera, lo que requiere «un régimen salarial flexible y competitivo a nivel internacional».

El rector afirmó que para la inversión en investigación de un 0,4% del PIB que hay en Canarias, las dos universidades públicas de las islas tienen buenas posiciones en ranking como los de Shangái o THE. Robaina recordó a Torres que en la ULPGC y La Laguna se desarrolla el 80% de la I+D de Canarias, «lo que nos convierte en los mayores, si no los únicos, instrumentos de transformación del archipiélago, y necesitamos ayuda». Y añadió: «Para atraer y retener talento investigador necesitamos un Plan Canario de la I+D que marque el rumbo y que se cumpla; una Agencia Canaria de Investigación independiente; que el Gobierno canario nos ayude a encontrar nuevos modelos de atracción de talento como el pionero Icrea de Cataluña o el Ikerbasque para la aceleración de la contratación de investigadores de excelencia, para lo que se necesita una inversión de escasamente un millón de euros para arrancar».

«Los rectores reclaman aquello que le falta a sus universidades, es justo y legítimo, por lo que tomaré en cuenta sus palabras», declaró el presidente del Ejecutivo canario antes de iniciarse el acto.