Menores

El Gobierno impulsará una red de puntos de encuentro familiar

08/12/2019

Lanzarote y Fuerteventura carecen de espacios neutrales para favorecer las relaciones entre menores y sus progenitores en situaciones de conflicto. En Gran Canaria solo hay uno y no da abasto.

Canarias es la única comunidad que no tiene regulados los puntos de encuentro familiar, espacios neutrales «que favorecen las relaciones de los menores con sus padres en situaciones de conflicto familiar», según la definición del propio Gobierno autonómico. Esta falta de regulación incide en la inexistencia de estos centros en islas como Lanzarote y Fuerteventura, o que en Gran Canaria solo esté activo uno, que depende del Cabildo insular y que, parece evidente, no da abasto, según explicó la viceconsejera de Justicia y Seguridad, Carla Vallejo.

La idea es potenciar una «red de puntos de encuentro» en todas las islas. «Ahora hay tres en Tenerife, uno en Gran Canaria, uno en La Palma, uno en La Gomera y uno en El Hierro. No hay ni en Lanzarote ni en Fuerteventura y el de Gran Canaria es claramente insuficiente, solo da cobertura a Las Palmas de Gran Canaria [y en ocasiones a Telde], harían falta al menos dos más», afirmó la consejera.

La idea de Justicia es «promover la apertura de estos puntos de encuentro para que organizaciones no gubernamentales, con personal especializado, se encarguen de ellos», añadió la viceconsejera.

Los puntos de encuentro familiar no aparecen en el catálogo de servicios públicos de Canarias, por tanto, explicó Carla Vallejo, no tienen que ser espacios dependientes directamente de la administración pública sino que esta puede cederlos a terceros. Sin embargo, atendiendo a la Ley Canaria de Igualdad entre mujeres y hombres, de 2010, la Comunidad autónoma es la «responsable de su creación» y debe a «propiciar acuerdos» y «establecer» puntos de encuentro familiar «en cada una de las siete islas, de acuerdo con la normativa vigente».

Para que ello sea posible Justicia proyecta mejorar las condiciones económicas y facilitar la tramitación de las concesiones y así impulsar la apertura de estos centros en las islas donde no existen y aumentar su número en Gran Canaria. En esta línea, señaló la consejera, el Gobierno canario prepara «un borrador que establezca claramente la regulación de los puntos de encuentro familiar y la forma de proceder de las instituciones del tercer sector que se encargarían de su organización». Justicia prevé que el reglamento esté ya en marcha en el segundo trimestre del próximo año.