ULPGC y La Laguna reciben una financiación extra de 4,2 millones

31/08/2018

El Gobierno da 2,1 millones a cada una a cambio de cumplir los compromisos adquiridos en 2017: eliminación de másteres sin demanda, reajuste de plantillas y mejora del rendimiento del alumnado

La Consejería de Educación abonará este año a las dos universidades canarias 4,2 millones de euros –2,1 para cada una– a cambio de profundizar en los tres compromisos que ya adquirieron el año pasado a cambio de financiación extra. Los objetivos se centraron en la eliminación o reestructuración de las titulaciones sin demanda, la puesta en marcha de medidas para aumentar el rendimiento académico del alumnado y la elaboración de un plan de racionalización de las plantillas docentes. Ya el año pasado los dos centros públicos de enseñanza superior de las islas recibieron del Ejecutivo 4,3 millones –repartidos a partes iguales– que se destinaban al mantenimiento de infraestructuras. El dinero de este año se dirigirá, según el director general de Universidades, Ciro Gutiérrez, al cumplimiento de los tres objetivos incluidos en el acuerdo.

Si los compromisos adquiridos por las dos universidades eran iguales en 2017, ahora se personalizan en función del grado de cumplimiento del curso anterior. Así, en lo relativo al plan para eliminar titulaciones sin alumnado suficiente, que afecta sobre todo a los másteres, la ULPGC ha sido más cumplidora y concreta que La Laguna, situación que se invierte respecto al plan de medidas para mejorar el rendimiento del alumnado.

Másteres. Gutiérrez explica que en lo relativo a la reestructuración de titulaciones, a la universidad tinerfeña se le pide este año que apruebe y ejecute una propuesta de adaptación de la oferta de másteres, concretando los que suprimirá los dos próximos cursos. La ULPGC, en cambio, que ya tiene en marcha su plan, debe presentar una memoria de su aplicación, además de concretar las titulaciones a eliminar o reestructurar en el año académico 2019-20. Ninguna de las dos universidades eliminará grados, pero se comprometen a presentar ajustes para garantizar la viabilidad de las carreras que ahora están alejadas de las demanda exigida.

«El verdadero problema está en los másteres y hay que adaptar y reestructurar la oferta según la demanda», destaca Gutiérrez, quien pone como ejemplo de esta situación «las bajísimas» tasas de retención, es decir, el porcentaje de alumnado que una vez terminado el grado se queda en la misma universidad para seguir estudiando un máster.

Respecto a las medidas para mejorar el rendimiento académico de los universitarios canarios, la ULPGC deberá tener un plan concreto de medidas, ya que la Consejería cree que el que aprobó el año pasado no las contemplaba, al contrario que el de La Laguna, que deberá presentar la memoria de ejecución del suyo.

El director general de Universidades afirma que las tasas de rendimiento en las universidades canarias es baja y el objetivo inmediato es «acercarse a la media estatal».

Además de este acuerdo de financiación, Gutiérrez destaca el compromiso adquirido con las universidades estos años aplicar el mismo aumento presupuestario que el de la Consejería o la aportación para paliar el descenso de ingresos por la bajada de tasas universitarias.