Borrar
Directo Salvador Illa, primer compareciente en la comisión del Congreso
Ciro Gutiérrez, viceconsejero de Universidades, posa en la sede de CANARIAS7 antes de la entrevista. Cober

«La tasa de éxito en la universidad es baja y el problema no es el estudiante canario»

Entrevista. ·

Ciro Gutiérrez, viceconsejero de Universidades del Gobierno canario, afirma que la Tech «cumple los requisitos» para ser reconocida

Teresa Artiles

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 2 de marzo 2024, 22:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ciro Gutiérrez (Las Palmas de Gran Canaria, 1970) insiste una y otra vez durante la entrevista en que «la preocupación del Gobierno canario es tener dos universidades públicas de calidad». Sobre la privada Tech, sostiene que cumple los requisitos que exige la ley para ser reconocida y que a partir de ahí habrá «un control estricto».

–¿Por qué una de las primeras medidas de su Consejería ha sido reactivar el expediente para reconocer la Tech como universidad privada en Canarias?

–Más que reactivar, lo que hemos hecho es seguir el procedimiento. Hay un procedimiento normativo, hay unos promotores que van cumpliendo una serie de parámetros y el expediente ha ido contando con la aprobación del Consejo Universitario de Canarias, con el informe favorable de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa (ACCUEE), de la Viceconsejería de Servicios Jurídicos y el dictamen del Consejo Consultivo, que dice que cumple estrictamente con la legalidad.

A partir de ahí el Gobierno eleva el proyecto de ley al Parlamento,  que es el que decide este reconocimiento. Hay que tener en cuenta que, aunque el Parlamento lo apruebe, eso no quiere decir que la universidad empiece a funcionar como tal, sino que tienen cinco años por delante para acreditar en la agencia de calidad de nivel europeo la calidad de sus títulos, de su profesorado y de sus instalaciones.

–¿Está convencido de que tiene la calidad para ser universidad?

–Nosotros estamos convencidos de que la Tech cumple con los requisitos que les exige la norma para aprobar la ley de reconocimiento. Luego tendrá que ser acreditado con unos requisitos exigentes porque la ley ha cambiado y tendrán que acreditar la calidad de diez títulos de grado, seis de máster y dos títulos de doctorado. Si en cinco años no lo consiguen, pierden el derecho a tener una universidad. O sea, que la universidad será de calidad porque lo acredita la agencia de calidad a nivel europeo o no será. Si no consiguen acreditar esta consejería no le dará el inicio de actividad. Por nuestra parte habrá un control estricto.

–¿Y qué gana Canarias con esta universidad?

– Yo creo que Canarias como gana a nivel universitario es teniendo unas universidades públicas de calidad. Ese es el objetivo de nuestro Gobierno, entre otras cosas porque nuestras universidades públicas son las que están a disposición de todos los canarios independientemente de su nivel económico para poder formarse, para poder elevar el capital humano en Canarias, para poder lograr nuestra aspiración de cambiar el modelo productivo. Después, también como Gobierno tengo la obligación de que si hay un proyecto que cumple con la ley pues tenemos que llevarlo al Parlamento para su aprobación.

–Los rectores de las dos universidades públicas canarias critican que sea reconocida con un informe negativo de la Conferencia General de Política Universitaria, que dice que no cumple los requisitos.

–Presentaron información adicional que subsanaba esos aspectos y lo elevamos a la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa, que en noviembre de 2023 nos dice que todos están subsanados. Yo entiendo que la obligación de los rectores es defender las universidades públicas canarias, pero insisto en que hemos sido muy rigurosos en el cumplimiento de la norma. Además, el proyecto que presentan contempla 25 grados y 40 másteres oficiales a los diez años y no habla de formación online. Creo que el proyecto de la Tech ha evolucionado en los años y se han ajustado a lo que se tenían que ajustar.

–Sería la quinta universidad privada de Canarias. ¿Son demasiadas?

– Nuestra preocupación como Gobierno es tener dos universidades públicas de calidad. Sobre las universidades privadas puede considerarse a lo mejor si son demasiadas, pero en un momento dado el mismo mercado hará que algunas no continúen. Incluso esta universidad, la Tech, no inicia la actividad hasta que no acredite todos los títulos. Nuestra otra preocupación es que las universidades que estén trabajando en Canarias cumplan a rajatabla los requisitos de la ley, tenemos que garantizárselo a los estudiantes que opten por ellas.

–¿Esa preocupación por las dos universidades públicas se va a traducir en la aprobación este año del modelo de financiación que llevan años reclamando?

–Estamos trabajando en ese modelo de financiación en la comisión que hemos creado con las dos universidades, los consejos sociales y Hacienda, viendo cómo vamos a evaluar cada uno de los parámetros. Partimos del modelo anterior, pero es muy teórico y está dando dificultades. Ahora estamos en un proceso de simplificación para que sea más comprensible y poder alimentarlo con datos. 

De todas formas, el cuándo depende también del contexto nacional. La aplicación de la LOSU, la nueva ley de universidades, se está calendarizando de una forma diferente y eso afecta también a las figuras de profesorado. Pero queremos que esté pronto y nuestra apuesta es que haya un modelo de financiación que garantice la calidad de las dos universidades públicas canarias. Esperamos en los próximos meses poder avanzar bastante y cerrar también con el Ministerio la cofinanciación de esa LOSU.

– ¿Y más financiación a cambio de qué? ¿Cuáles serán los objetivos prioritarios a cumplir en ese contrato programa?

–Se trata de solicitar una serie de mejoras y de avances en el ámbito de la investigación y de la docencia. Tenemos unos índices de abandono que queremos que las universidades vayan reduciendo, unas tasas de éxito que queremos que mejoren y que como mínimo lleguen a la media del Estado. El dinero que invierten los canarios en su universidad y en la formación exige eso, que las universidades tengan mejores tasas de rendimiento y menos tasa de abandono. Eso es parte de lo que el Gobierno les exigirá en ese modelo de financiación a las universidades, también aumentar los resultados de producción investigadora, porque hay buenos investigadores pero hay algunas áreas donde la producción no es tanta.

– ¿Usted es de los universitarios que creen que las universidades hacen poca autocrítica?

–Para las universidades, como cualquier organización, afrontar cuestiones difíciles genera incomodidad y a veces se evitan, pero creo que hay dos rectores y dos equipos rectorales comprometidos al 100% con sus universidades y trabajan por mejorarlas. Muchas veces ni el rector puede eliminar dinámicas de años difíciles de abordar.

–¿Por ejemplo?

–Pues por ejemplo hablábamos del abandono de los estudiantes, de las tasas de rendimiento y de éxito bajas en muchas asignaturas. Cuando veo estas tasas en las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y de La Laguna creo que hay algo que estamos haciendo mal y eso hay que abordarlo. Vemos que los estudiantes canarios que van a estudiar fuera sacan buenas notas, tienen buen rendimiento. Es decir, el problema no es el estudiante canario y hay otros elementos a analizar, y las universidades deben tomar medidas que no son fáciles para mejorarlo. 

–¿El problema está entonces en la docencia?

– Los problemas pueden ser multifactoriales pero habrá medidas en el ámbito de la docencia que se puedan tomar para mejorar.

– ¿Qué se puede hacer para paliar el déficit de plazas públicas en el máster del profesorado en Canarias?

–La oferta es pequeña y es un tema preocupante. El Ministerio de Educación no permite que las universidades presenciales oferten formación online en este máster, pero sí lo permite a las universidades que son solo online, y eso genera una distorsión. Canarias y otras comunidades hemos propuesto y aprobado en la Conferencia General de Política Universitaria que el porcentaje de no presencialidad suba hasta un máximo del 80%. No entiendo que no se pueda ofertar online, porque esa puede ser la solución.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios