Borrar
Última hora Dimite Sandra Rodríguez, directora general de Protección a la Infancia
Foto de familia tras la charla impartida por el psicólogo Juan Fernando Suárez (5i) en Telde a familias y docentes sobre las altas capacidades. COBER

El reto con el alumnado con altas capacidades: detectarlo cuanto antes para no perder talento

1.598 escolares en las islas son superdotados y aunque no suelen tener problemas de rendimiento académico, las familias piden «acompañamiento emocional»

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 11 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las aulas de la enseñanza no universitaria de Canarias acogían el pasado curso a 1.598 estudiantes con altas capacidades, según los últimos datos publicados por la Consejería de Educación. Esa cifra solo representa el 0,6% del alumnado matriculado en los centros públicos y concertados de las islas. Sin embargo, se estima que entre el 4 y 6% de la población posee un coeficiente intelectual significativamente superior a la media. Las altas capacidades están «infradetectadas», asegura el psicólogo Juan Fernando Suárez Godoy, quien señala, además, la gran diferencia entre géneros. De los 1.598 alumnos con altas capacidades solo 584 eran mujeres, el 36,5%.

Mejorar los plazos de atención a las altas capacidades

Uno de los retos del sistema educativo es la detección temprana para no perder talento. En Canarias «el cribado que tenemos es bastante bueno. Pero es cierto que hay que revisar los plazos y agilizar los protocolos de valoración. Se tarda hasta un año en ser valorado», asegura el director general de Ordenación, David Pablos González. Un problema añadido es que es un colectivo poco visibilizado en la escuela. «La gran mayoría de los casos no presenta problemas de rendimiento académico», pero es necesario, señala Pablos, «ayudarles a desarrollar todo su potencial».

Esa precisamente es una de las premisas de trabajo de Suárez. El psicólogo ofreció esta semana una charla a familias y docentes sobre lo que implican las altas capacidades pues es necesario «aprender a convivir, a acompañar y a entender» a este alumnado. El problema en la escuela es que buena parte del estudiantado con altas capacidades puede aburrirse o convertirse en «disruptivo» cuando, en realidad, solo es una llamada de atención, comenta.

«He tenido que buscar estímulos externos (a la escuela) para seguir creando»

Amanda

Amanda tiene 17 años y altas capacidades. Su talento es creativo y lingüístico, habla tres idiomas. «Tengo necesidad de crear» dice. Acaba de cambiar de centro pasando del sistema francés al español y ha notado la diferencia. «He tenido que buscar estímulos externos para poder seguir desarrollando ese talento», dice la joven. En el instituto «aprendes a sacar nota», pero «eso te limita», añade.

«Yo era uno de esos de los que se aburría en clase. No me motivaba nada»

René

René confiesa ser uno de «esos que se aburren en clase» porque no se sentía motivado. Tiene talento matemático pero en el aula lo pasaba mal. Tras recibir ayuda comenzó a entender qué le ocurría. Estar con otros chicos y chicas como él también ayuda, asegura.

«Yo tengo mi propio estímulo interior. Aprendo con mi sistema»

Álvaro

Álvaro, por su parte, es un talento lógico y artístico. «Yo tengo mi estímulo interior y aprendo haciendo mi propio sistema», dice. Es la fórmula que ha creado para no desmotivarse.

Almudena es maestra y madre de una chica y un chico con altas capacidades. El paso al instituto fue lo difícil. Su hijo tuvo problemas de salud mental. Para «ayudarle», recuerda entre lágrimas, en el centro le recomendaban diagnosticarlo de Asperger aunque no lo fuera. Esa impotencia hizo que lo cambiara de centro y optara, a su pesar, por uno privado. «Va feliz» al instituto.

El psicólogo Juan Fernando Suárez Godoy en un momento de la charla.
El psicólogo Juan Fernando Suárez Godoy en un momento de la charla. Cober

Pero las familias no siempre lo aceptan. «Muchas veces, tristemente, en base a los mitos que hay sobre las altas capacidades, lo ven con miedo. Este curso vino un niño de 9 años y la madre me decía que le habían dicho que su hijo tenía un gran problema porque tiene sobredotación», dice el psicólogo.

Tener altas capacidades no significa que esa persona sea superdotada en todas las áreas. Incluso puede que un chico o chica con estas características saque «malas notas». En general, según coinciden familias y expertos, porque su creatividad o sensibilidad no se acompaña de un igual desarrollo emocional. «Siguen siendo niños y niñas», reconocen.

Las personas con altas capacidades necesitan retos

En esos términos se expresó otra madre con un hijo de 11 años de altas capacidades. En el centro le adaptaron el currículo, pero eso no es lo que necesitaba su hijo, asegura. «Lo que quiere aprender lo aprende él», afirma. Lo que necesitan es «acompañamiento» y especialmente «que les reten», apunta el psicólogo. También son la parte más olvidada en el aula. «Como tienen altas capacidades parece que no necesitan ayuda», lamenta otra maestra.

La gran diversidad en las aulas y las ratios aún altas dificulta que el alumnado tenga una atención más específica, reconocen. De ahí la importancia de estos encuentros, que comenzaron en septiembre. «El alumnado con altas capacidades y sus familias son las grandes olvidadas. Educación se ha centrado más en el alumnado necesidades especiales, en quienes tienen más dificultad, mientras que quienes tienen una capacidad mayor de la habitual no han recibido los mismos recursos. Es importante dar pasitos como este», dice el director general de Ordenación.

Normalmente en los centros se hace un «cribado» en Primaria para detectar las capacidades del alumnado. Y, años después, ya entre los 12 y 15 años, se vuelve a valorar. Los centros tienen dos opciones regladas para este alumnado, puede adelantarse un curso o adecuarle el currículo. Sin embargo las familias echan de menos el acompañamiento emocional que necesitan estos chicos y chicas. Y son ellas, especialmente, las que «disimulan» para no destacar.

El «problema» de las niñas con altas capacidades

«Mi hija tiene altas capacidades. Me dijeron: 'es una niña, con altas capacidades y guapa. Tienes un problema», confiesa una madre en la charla. «Queremos empezar a cambiar la tendencia . Vamos a diseñar un plan integral», asegura Pablos. Gracias a las actividades que organiza el psicólogo Amanda, René y Álvaro tienen un proyecto conjunto. «Yo solo les acompaño. Al final no es hablar de alta capacidad,Hay que creer en su talento y personalizarlo», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios