La ministra de Educación, Pilar Alegría. / EP

La RAE rechaza la nueva selectividad por reducir los contenidos de lengua y literatura

Los académicos consideran que la prueba de acceso a la universidad diseñada por el Ministerio de Educación amenaza «la reflexión y la argumentación lingüística»

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

La Real Academia Española (RAE) se posiciona en contra de la nueva selectividad. Los académicos consideran que el modelo de prueba de acceso a la universidad impulsado por el Ministerio de Educación «reduce considerablemente los contenidos de lengua y literatura que los estudiantes deben dominar». «Los alumnos habrán de contestar a 25 preguntas de tipo test y no podrán sobrepasar las 150 palabras en cada uno de los textos que redacten», aseguran los miembros de la RAE, y esto hará que «la reflexión y la argumentación lingüística, la capacidad para compendiar y ordenar discursos, así como la interpretación, la valoración y el análisis de los textos literarios» pierdan «el lugar preponderante que hasta hace poco tenían».

Además, los académicos critican que se evalúen de manera conjunta materias como Lengua, Literatura, Historia y Filosofía, además de las que corresponden a la lengua extranjera elegida y a la lengua cooficial de las comunidades autónomas que la posean, y que el documento haya sido elaborado «sin contar con la opinión de los profesores de bachillerato y sin consultar tampoco con los coordinadores de las pruebas de acceso a la universidad».

En un duro comunicado publicado este viernes, la RAE lamenta que el «texto ministerial» no aclare las «competencias esenciales» para «enseñar y evaluar de modo competencial» y «tampoco explica por qué su adquisición se habría de oponer al conocimiento de los contenidos que hasta ahora se consideraban imprescindibles». «Entre otras ausencias notables que el documento manifiesta, llama la atención que pase por alto el hecho de que las capacidades argumentativa y crítica no pueden ser adquiridas en ninguna materia sin el conocimiento profundo de los contenidos a los que hayan de aplicarse», señala la nota.

La institución asegura que ha entrado a juzgar la nueva selectividad porque «no puede desentenderse de la forma en que se enseñan en nuestro país la lengua y la literatura españolas» y espera que el texto conocido hasta ahora sea solo «un borrador provisional». «Lamentaríamos mucho que el texto final no se diferenciara demasiado de esta propuesta inicial y que las líneas generales que ahora la articulan pasaran a ser definitivas sin el examen y la participación de los profesionales a los que indudablemente conciernen», remata la RAE.

Según los planes del Gobierno, en junio de 2027 se pasará de las actuales cuatro pruebas obligatorias, un examen de cada una de las tres asignaturas comunes (Lengua Castellana y Literatura, Historia de España e Idioma Extranjero) -más un cuarto si hay lengua cooficial- y un examen de la materia obligada de modalidad que elija el alumno, a solo dos. La primera será similar al actual examen de la materia de modalidad. La segunda unirá todas las asignaturas comunes en una sola «prueba general de madurez académica», que englobaría las materias comunes y que además valdría el 75% de la nota de selectividad.