Profesores, alumnos y padres, un equipo

14/09/2018

La interacción entre todos los integrantes de la comunidad educativa debe ser muy fluida y constante en pro del bien de los estudiantes

Afrontar el inicio de una nueva etapa escolar es siempre una aventura de principio incierto y final por descubrir. Alumnos, familiares y comunidad docente confluyen en la formación del alumno, en la que las tres partes tienen mucho que decir.

Está claro que no es dejar al escolar en la puerta del centro y ya está. La sociedad de hoy en día demanda, más que nunca, la atención integral sobre los estudiantes y sus quehaceres diarios, en el estudio, en el deporte, en el ocio, en el descanso, etcétera. Y es por ello, que profesores, padres y alumnos forman un solo equipo, el educativo.

Partiendo de esa base, que muchas veces no se llega ni siquiera a iniciar, este comienzo de curso 2018-2019 vuelve a convertirse en una excelente oportunidad para arrancar de la mejor manera posible y que se produzca la interacción entre los tres componentes de ese equipo, en aras de lograr ofrecerle al joven estudiante el mejor entorno posible. Y a los profesores, una recomendación: Sean puntuales. Así relataba un docente su experiencia en el día a día: «Sin duda, la puntualidad es un elemento clave para empezar con buen pie una clase. Sabemos que no siempre es fácil llegar muy puntual, porque en muchas ocasiones debemos desplazarnos de una clase a otra.

Sin embargo, en otras ocasiones esperamos a que suene el timbre para ir al lavabo, beber agua, buscar nuestro material escolar, apurar el café, etc. Esto provoca que lleguemos precipitadamente a clase y hayan pasado entre cinco o diez minutos. Todo este tiempo, que perdemos antes de llegar al aula es un tiempo que después nos costará recuperar una vez estemos dentro.

Tampoco hay que olvidar que buena parte de los conflictos que se producen en el aula se suceden justo al inicio o al final de las sesiones lectivas, en ese impasse en el que el aula se queda momentáneamente sin profesor». Mas allá, de los aspectos meramente académicos hay que tratar de empezar con buen pie, y que se soporten los menores agobios posibles. Aquí van 10 consejos para tratar de contribuir a que la vuelta a las aulas no haga que se resienta la tesorería familiar.

1.- Una buena opción es revisar el material sobrante del curso anterior y seguir usando todo aquello que se pueda.

2.-Gracias a las nuevas tecnologías es mucho más fácil recurrir al mercado de segunda mano para vender lo que no se necesita y obtener unos ingresos.

3.-Reutilizar el material de familiares y amigos es una alternativa a un gasto mayor.

4.- Antes de realizar las compras, es conveniente comparar las ofertas de mercado y asegurarse de conseguir los mejores precios posibles.

5.-Los precios mas accesibles en libros de texto nuevos, suelen encontrarse en las grandes superficies, seguidas de las tiendas online, aunque hay que tener en cuenta los gastos de envío. Preguntar no es ofender.

6.- También pueden conseguirse, hasta un 50 por ciento más económicos, los libros de texto de segunda mano.

7.- Hacer una compra grupal, entre varias madres y padres es una buena alternativa, tanto para compartir información sobre

precios, como para beneficiarse de importantes descuentos por compras al mayor.

8.- Es preferible revisar las condiciones de las ofertas de financiación a pago en plazos, a acabar llevándose algunas de esas sorpresas indeseables.

9.- Planificar con tiempo las compras y hacerlas sin prisas, ayudará en gran parte a estar más centrado para poder comparar calidades y precios con paciencia, y así intentar sacar partido de las posibles promociones.

10.-En algunos casos, pensando en el futuro comprar utensillos que puedan ser duraderos a largo plazo, y de buena calidad, que si bien, en ocasiones serán más costosos, estos mismos solo requerirán de una buena inversión. Ya se sabe, el que compra barato, compra dos veces.

Profesores, alumnos y padres, un equipo

Y recuerde hablar y concienciar a sus hijos sobre la importancia del cuidado de los materiales escolares durante todo el curso, así como también premiarlo por su responsabilidad en los estudios y con el trato a sus cosas, ya que es una excelente opción para mantener todo en orden.