La formación orientada a restauración y servicios vinculados al turismo cuenta con una gran demanda. / ARCADIO SUÁREZ

La nueva FP generaliza la enseñanza dual, con prácticas remuneradas en las empresas

La semana pasada fue aprobada la ley estatal, que pretende, según el Gobierno, saldar una «deuda histórica»

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

El pleno del Senado dio luz verde la pasada semana a la nueva ley orgánica de Formación Profesional, que, entre otras cosas, generaliza la enseñanza dual, es decir, combina la formación de los estudiantes con prácticas remuneradas en empresas, lo que les permitirá acumular experiencia laboral desde el principio.

La nueva norma, que cuenta también con el aval de la patronal y de los sindicatos, salió adelante definitivamente tras lograr el apoyo de la mayoría de la Cámara Alta, pese al voto en contra del PP y la abstención de ERC y Vox. En este último trámite parlamentario no se ha introducido ninguna modificación con respecto al texto remitido por el Congreso, a pesar de que se habían presentado 328 nuevas enmiendas, lo que provocó la queja de varios grupos, que lamentaron que este hecho haya impedido aprobar la ley por unanimidad.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, celebró la aprobación de una norma que ha considerado «estratégica» y un «proyecto de país», un país que tenía una «deuda histórica» con la FP.

Con la aprobación de esta ley se va en el «buen camino», prosiguió la ministra, que indicó que, de la misma, se van a beneficiar ya los más de un millón de estudiantes que se han matriculado este año en FP, «a los que se va a dar una formación de calidad y abrir la puerta a un futuro empleo digno y bien remunerado», remarcó.

Pilar Alegría apuntó que también va a permitir a las empresas españolas ganar en competitividad porque tendrán los perfiles profesionales que demandan.

En el turno de portavoces, la senadora del PP Paloma Adrados expresó su rechazo a la nueva ley por entender que «es muy mejorable», como, en su opinión, pone de manifiesto el hecho de que se hayan presentado más de 300 enmiendas.

En este contexto, reprochó a la ministra su actitud «un poco soberbia» y «poco seria» por no aceptar «ni una sola» de las enmiendas presentadas, lo que le ha llevado a decir que se toma «a broma» el Senado y denunciar que han asistido «a un máster de ninguneo» en la Cámara Alta.

La ministra le afeó sus palabras y que no hayan tenido un «gesto positivo» hacia la ley: «Le escuchaba y descubro que no hay un nuevo o un viejo PP; solo existe un Partido Popular, que es el de la negación, la destrucción y el de la crispación», alegó.

El senador de Vox José Marín Gascón, por su parte, ha justificado su abstención en la votación al señalar que está ley «está impregnada de sesgo ideológico» y que se necesita una «más acorde con los tiempos que vivimos». «No va a ser operativa, pero sí es necesaria», agregó.

Mirella Cortés, de ERC, justificó su abstención al considerar que «se ha perdido la oportunidad de mejorar el texto», porque, entre otras cosas, no se ha recogido ninguna de sus enmiendas.

Desde el PSOE, la senadora Eva Granados comentó que adelante una nueva herramienta de igualdad social, que considera un ejemplo de la agenda reformista del PSOE.

La nueva norma, que supone una profunda reforma del sistema formativo de educación y de empleo para intentar hacer frente a las altas tasas de paro juvenil, generaliza el carácter dual de la FP, lo que garantiza a los estudiantes un periodo de formación y prácticas remuneradas en la empresa.

Para ello, la nueva ley de FP, que comenzó a alumbrar la exministra Isabel Celáa y ha culminado Pilar Alegría, contempla, entre otras cosas, una disminución de horas de formación teórica en beneficio de las prácticas laborales.

Otra de las grandes novedades es que se unifica la Formación Profesional para estudiantes, trabajadores y desempleados, por lo que en lugar de depender de dos Ministerios (Educación y Trabajo) como hasta ahora, lo hará exclusivamente del primero, fórmula que ya aparece en la nueva reforma laboral.

Algunos cambios de la mano de una ley que eleva el número de plazas

La nueva ley fomenta la acreditación de competencias profesionales adquiridas con la experiencia laboral, ya que el 48% de la población activa -once millones de españoles- no las tiene reconocidas.

En la actualidad la tasa de jóvenes matriculados en FP es inferior a la de los países de la OCDE (29%) y de la propia UE (25%), al situarse en el 12 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

El número de estudiantes que optan por la FP ha aumentado, sin embargo, un 20 por ciento en los tres últimos años hasta situarse en 1.013.912 este año, superando por primera vez el millón, según fuentes del departamento que dirige Pilar Alegría.

A continuación, otros objetivos de la nueva ley de ordenación de Formación Profesional:

- Incrementar el número de plazas de FP y ajustar la oferta a las necesidades del mercado laboral.

- Aumentar el número de horas de formación que realizan los trabajadores y desempleados para equiparar a España con otros países.

- Desarrollar un sistema de Formación Profesional a lo largo de la vida flexible, accesible, acumulable, acreditable y capitalizable con un marco para la FP Dual y la ampliación de la presencia de la empresa en la formación.

- Aumentar el porcentaje de jóvenes que eligen la Formación Profesional.

- Convalidar la experiencia laboral de las personas activas que no tienen acreditación de sus competencias profesionales.

- Establecer un sistema de orientación profesional que acompañe a los ciudadanos en su toma de decisiones formativas desde que termina la escuela obligatoria y durante toda su vida laboral.