Veto parental

«Ningún taller que impartimos ha recibido nunca quejas»

23/01/2020

El colectivo Gamá ofrece formación complementaria en centros escolares de Gran Canaria sobre diversidad sexual y de género. Cada año pasan por sus charlas más de 6.500 estudiantes y muchos padres le piden ayuda

Domingo Vizcaíno lleva cuatro años impartiendo talleres y charlas sobre diversidad sexual, de género y discriminación a colectivos LGTB en centro de educación secundaria, bachillerato y algunos niveles de primaria en Gran Canaria y asegura que «nunca nadie ha presentado una queja ni ha mostrado ninguna reticencia ni hacia los contenidos ni hacia la metodología» que emplea.

Vizcaíno pertenece al Colectivo Gamá LGTB que desarrolla un proyecto educativo del Cabildo de Gran Canaria sobre educación afectivo-sexual e igualdad. Por sus talleres pasan cada año del orden de 6.500 estudiantes y «la inmensa mayoría», asegura, se muestran muy satisfechos con la información y la formación que reciben porque les ha servido para «resolver muchas dudas e ideas distorsionadas» que tenían.

Es más, lejos de cualquier intengo de control, como plantea Vox con su pin parental, son muchas las familias que, después de que sus hijos reciban los talleres o las charlas que imparte Vizcaíno, se acercan al local de Gama «para informarse y profundizar en aspectos que se les escapan porque no tiene conocimientos» y que dudan de que sin ellos puedan ayudar a sus hijos e hijas.

Metodología

Domingo Vizcaíno explica que la metodología que utiliza en sus charlas es «muy participativa» y, por supuesto, dice, a los chicos y chicas «no se les come el coco, ni se vulnera ninguno de sus derechos». Al contrario: «Queremos que desarrollen un pensamiento crítico» y para ello ofrecen «información veraz» que lo que busca es «acabar con prejuicios y con estereotipos falsos» y, sobre todo, «crear un clima de confianza en el aula para el alumnado se sienta seguro». «Si no se hicieran talleres sobre diversidad sexual y de género los centros escolares no serían espacio seguros», sostiene Vizcaíno, que recuerda que en Gran Canaria la mayoría de casos de acoso en el aula es por razones de orientación sexual o identidad de género y luego por problemas de peso y por razones de etnia o raza.

«La diversidad existe y se tiene que aprender a respetar esa diversidad», algo que, a su juicio, solo se consigue «hablando en libertad para que los chicos marquen su propio camino».

Los talleres que se imparten, explica, son siempre a petición del centro educativo.