Los inspectores educativos reprochan la falta de previsión de Educación

29/05/2020

Los inspectores e inspectoras de educación de Canarias solicitan al Inspector General que se convoquen con carácter de urgencia los consejos territoriales de manera conjunta por videoconferencia y se haga eco de nuestras reivindicaciones dándoles traslado a la Viceconsejera de Educación.

Los profesionales muestran en una carta dirigida al inspector general su «profundo malestar» por la falta de previsión e instrucciones para desarrollar su labor en el estado de alarma provoca por la Covid-19 y aseguran que han seguido con «expectación e incertidumbre la publicación de las distintas instrucciones» de la Consejería de Educación, tanto las referidas a aspectos pedagógicos tan importantes como la evaluación, como las relacionadas con las medidas que se deberían tomar ante la posible reapertura de los centros educativos en las sucesivas fases de desescalada del confinamiento.

En este sentido además, destacan que en el desarrollo de su trabajo se han encontrado con muchos inconvenientes tales como la «publicación tardía de instrucciones, falta de concreción en las mismas, vacíos legales no resueltos con respecto a las normas en vigor (decretos de currículo, órdenes de evaluación...). Todo esto ha «dificultado en gran medida nuestro cometido, sobre todo en cuanto a las funciones relacionadas con el asesoramiento a los centros educativos», añaden.

Cabe recordar que entre las funciones de la Inspección Educativa se incluye la de orientar y asesorar a equipos directivos, responsables de servicios educativos, órganos colegiados y órganos de coordinación docente en el ejercicio de sus derechos y obligaciones.

Por otra parte, los inspectores e inspectoras de educación de Canarias reprochan que se ha producido una «significativa falta de información» sobre el estado de los procedimientos paralizados o la planificación y reanudación de los mismos, como la evaluación de funcionarios en prácticas o la selección de directores. «Contrariamente a lo que entendemos que debería suceder, hemos percibido incluso mayor dificultad para el acceso a la información necesaria para el desarrollo de nuestro trabajo, viendo cómo, por ejemplo, se ha limitado el acceso de la inspección a la información de la planificación de los centros», apuntan.

Para dar cumplimento a las funciones y atribuciones que la norma encomienda a la Inspección de Educación es «necesario que recibamos instrucciones claras con el debido tiempo para poder anticiparnos y asesorar para ayudar a resolver los problemas que se están encontrando cada día los equipos directivos y docentes en los centros educativos», afirman. Para contribuir a mejorar la calidad y la equidad del sistema educativo y asegurar el cumplimiento de la legalidad como garantía del buen funcionamiento de la Educación en Canarias es «preciso que se respeten las competencias y atribuciones de la Inspección Educativa», añaden.

Por último, hacen un reconocimiento a los equipos directivos de los centros educativos y a los docentes en general por el enorme esfuerzo que han realizado en estos meses, así como a la implicación de la mayoría de las familias y alumnado.