Igualdad

Ingellis: «Las chicas tienen asumido que los chicos no piensan en conciliar»

13/12/2018

Las jóvenes españolas creen que para desarrollar una carrera profesional de éxito deben renunciar a tener hijos por la falta de implicación de los hombres en los cuidados, según un informe.

ETIQUETAS:

Los jóvenes no hablan ni mencionan la «conciliación» cuando se plantean la elección de su carrera profesional, y las mujeres lo saben. Por eso, las chicas españolas son conscientes de que deben decidir entre la profesión y el tener hijos. Esa es una de las conclusiones de la investigación Los estereotipos de género en la educación y en el mercado laboral desarrollada bajo la coordinación de la profesora Giuliana Ingellis, de la Universidad de Valencia, en España, Portugal, Italia, Chipre y Eslovenia durante dos años.

El estudio, en el que participaron jóvenes de entre 16 y 29 años y profesorado de los cinco países, se enmarca en el proyecto Free to Choose (Libres para elegir), auspiciado por la Cooperativa Social Ítaca, socia principal del proyecto, y financiada por la Unión Europea.

Las jóvenes españolas están «preparadas» educativamente mejor que los hombres, pero «ante la imposibilidad de trasladar parte de la tarea de conciliación a los hombres, que se resisten, acaban decidiendo renunciar a tener hijos o a pensar en una carrera o trabajo de cierto peso», afirma la investigadora. «Las chicas tienen asumido que los chicos no piensan en conciliar. De hecho, yo sigo convencida de que este trabajo de reducción de los estereotipos de desigualdad hay que hacerlo en el plano de la conciliación y la reproducción», añade.

«Las mujeres tienen que prepararse y estudiar mucho más» que los hombres para ocupar puestos «menos valorados»

Según la investigación, parece asentado que «las mujeres tienen que trabajar mucho más» y «prepararse y estudiar mucho más» que los hombres para ocupar puestos «menos valorados» e importantes. Son los hombres quienes ocupan «los trabajos de prestigio social» mientras que las mujeres son mayoritarias en «trabajos en precario o temporales».

La investigadora señala hacia la falta de conciliación familiar y laboral. «Hasta que los cuidados no sean una responsabilidad social va a ser muy difícil para las mujeres desarrollarse en los dos planos, tener hijos y apuntar a carreras de responsabilidad y, por tanto, fomentar la igualdad entre mujeres y hombres».

El estudio Los estereotipos de género en la educación y en el mercado laboral también arroja diferencias entre los cinco países. «Son países similares y, sin embargo, en Portugal, Eslovenia y Chipre la brecha de género es inferior a Italia y España, ambos por encima de la media europea», afirma al profesora de la Universidad de Valencia. Ahora «nos encontramos en un momento de cambio» con «un gran impulso» la las políticas de igualdad, sin embargo, añade Ingellis, «creo que esta reacción habría que asociarle el refuerzo a la estrategias de la vida cotidiana. El problema es el día a día, porque no hay una distribución del cuidado equitativa».

Ingellis: «Las chicas tienen asumido que los chicos no piensan en conciliar»
Un juego para derribar los estereotipos y roles de género

Las jornadas Libres para elegir profesión sin estereotipos de género incluyeron la presentación del prototipo de un juego con el que se pretende romper tales estereotipos. El proyecto Free to Choose persigue incidir en problemas como la persistencia de estereotipos y roles de género que afectan a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el ámbito educativo, formativo y laboral, la escasa sensibilización de los actores clave sobre el reconocimiento de los estereotipos de género como obstáculos concretos para el logro de la igualdad de oportunidades en la empleabilidad o la falta de herramientas innovadoras dirigidas a jóvenes que requieren orientación formativa y laboral.

La caja de este juego contiene un tablero, cartas y fichas. A cada grupo o jugador o jugadora individual le toca un personaje. El juego consiste en adivinar quién le ha tocado al resto de jugadores a través de distintas preguntas. Con esas preguntas el juego pretende derribar los estereotipos y roles de género.