YVONNE FERNÁNDEZ

Las industrias que emplean a titulados en FP son más competitivas y exportan más

Estos técnicos elevan la productividad y la innovación de las empresas, que crean más trabajo y tienen el 95% de puestos fijos

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

La Formación Profesional son los estudios de moda en España. La razón fundamental es que los alumnos reciben una preparación muy cercana al perfil profesional que demandan las empresas del sector al que se dirigen, con lo que se han convertido en las titulaciones con la mejor tasa de empleabilidad del sistema educativo español.

Las razones por las que las empresas españolas han empezado a dar preferencia en sus ofertas de trabajo a los candidatos salidos de la FP no son fruto de la intuición. Muy al contrario, están basadas en datos objetivos, según desvela el estudio realizado en el sector industrial por CaixaBank y la Fundación SEPI.

El análisis, en pocas palabras, indica que las firmas españolas, sean pequeñas, medianas o grandes, que utilizan a más técnicos y especialistas con este tipo de formación son empresas más competitivas, sólidas y con mayor facilidad para colocar sus productos en el mercado tanto nacional como internacional.

Ese es el dato positivo. El negativo, que estos técnicos son todavía solo una minoría de la plantilla, el 23% por término general. En la nómina de estas factorías hay un 14% de titulados universitarios y hasta un 62% de trabajadores sin cualificación académica básica, media o superior alguna. El matiz alentador, según el propio informe, es que los graduados en FP contratados van al alza, algo más de un punto en solo un año, igual porcentaje que descienden los no titulados.

La distribución no es uniforme. Cuanto más tamaño tiene la compañía mayor porcentaje de exalumnos de FP y universitarios tiene en su nómina. Las empresas mayores de 200 empleados tienen un 53% de no titulados, nueve puntos por debajo de la media. Según los sectores también se detectan cambios. Los que más técnicos contratan son la industria de maquinaria y material eléctrico, la de productos metálicos y la de transporte.

Estabilidad

Las compañías con alto porcentaje de técnicos son más productivas, más innovadoras, venden más, son las más exportadoras y crean más empleo y de mayor calidad. El estudio concluye que la productividad de las firmas con más titulados en FP ronda los 65.800 euros año por trabajador, 10.700 euros más que las que están en la situación contraria, lo que significa una mejora del 19%. Lo mismo ocurre con el empleo. Las industrias con más formación profesional tienen 160,3 trabajadores de media, frente a los 101,1 de las firmas en las que abundan los operarios no cualificados. Pero, además, el empleo es más estable y mejor remunerado. Las factorías con más técnicos tienen un porcentaje de contratos fijos del 95,5%.

Los expertos que han realizado el informe destacan, de hecho, que la FP está llamada a jugar «un papel clave» en la digitalización y modernización de la industria española. No solo formado a sus futuros técnicos sino también recualificando a sus actuales empleados para los nuevos perfiles y transfiriendo tecnología sobre todo a las pymes. Para ello, añaden los auditores, será necesario que los centros formativos busquen «nuevas fórmulas para la innovación pedagógica y organizativa» y apliquen unos currículos que permitan una actualización más ágil. Pero también ven imprescindible que las industrias españolas vean al sistema de FP «como un aliado» y apuesten decididamente por esta formación «como clave para su productividad y competitividad». Tener empleados cualificados, concluyen, será «crucial» para su despegue.

La nueva ley de FP, que el Ministerio de Educación calcula que el Parlamento aprobará antes de abril, potenciará en todos los niveles la formación en la empresa, con un mínimo del 25% de las horas lectivas en el puesto de trabajo; ofertará títulos más vinculados a las necesidades del mercado y de las empresas españolas; creará modalidades de formación y recualificación a la medida de estudiantes, trabajadores y parados; introducirá los idiomas; obligará a un contrato de formación en os cliclos más prácticos; y establecerá pasarelas en uno y otro sentido con las universidades públicas.