El alumnado de la ULPGC pide suavizar las normas de permanencia

16/09/2019

El Consejo de Estudiantes de la universidad, que espera renovar este año los órganos de representación, ya elevó una propuesta para reducir el número de créditos para continuar un grado.

Con el inicio del curso, el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) se ha impuesto como «prioridad» suavizar las normas de progreso y permanencia. «Ya han tenido modificaciones, pero nos gustaría más flexibilidad. A día de hoy las normas de progreso y permanencia de la ULPGC son de las más exigentes de todas las universidades públicas españolas», afirma la presidenta del Consejo de estudiantes, Ada Santana.

De hecho, ya se han puesto a trabajar. Según explicó Santana, El Consejo Social, que es el órgano que debe aprobar los cambios en las normas de progreso y permanencia, ya tiene una «propuesta» del estudiantado para su valoración.

La idea, explica la presidenta del Consejo de Estudiantes, es que se rebaje el porcentaje de créditos mínimos que hay que aprobar para continuar en un grado. En la actualidad, señala Ada Santana, es del 50% y la propuesta del alumnado es rebajar esa cifra al 30%.

Además, recuerda Santana, también quieren que por fin se cambie el que si alguien no se presenta a un examen que no corra la convocatoria. «No se ha conseguido», señala Santana, pese a que ya hubo una modificación aprobada precisamente por el Consejo Social pese a la oposición del expresidente del mismo, Ángel Tristán Pimienta. «Sigue siendo muy restrictivo y es muy difícil de conseguir», explicó Santana.

Pero esta no es la única «prioridad» que tendrá el Consejo de estudiantes de la ULPGC para este próximo curso.

«Queremos aumentar la participación del estudiantado en los órganos colegiados. Hay que hacer renovaciones y algunos hay que completarlos. Trabajaremos mucho en la «, afirmó Ada Santana. «Al Consejo le faltan compañeros de algunas facultades que nos gustaría que estuvieran para que fuera un órgano lo más transversal posible», añadió.

A su juicio, la presencia de representantes de todos los centros haría que los problemas de cada facultad se pudieran escuchar. «Hay facultades en las que no sabemos lo que pasa», lamentó la representante del estudiantado.

Igualmente plantearan al rectorado «el tema del mobiliario». A juicio del alumnado en muchos centros está «muy perjudicado» y es necesario «reponerlo». Esta renovación ya se ha iniciado en algunos casos, pero «queremos que los concursos salgan de verdad y que se renueve el mobiliario», insistió Ada Santana.