Coronavirus

Educación propondrá que la EBAU se celebre en julio

24/03/2020

Ministerio y autonomías reducen el número de horas de prácticas que deben realizar los alumnos de FP para que logren titularse pese al parón lectivo

ETIQUETAS:

El Ministerio de Educación pedirá este miércoles a los consejeros autonómicos del ramo que cierren una nueva horquilla de fechas para la celebración en todo el país de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) y propondrá que los exámenes se realicen en la primera quincena de julio.

Si la propuesta ministerial termina por aceptarse en la reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Educación, los exámenes de la antigua selectividad, a los que se presentarán unos 250.000 estudiantes, la gran mayoría de segundo de Bachillerato, se retrasarán este curso casi un mes sobre la fecha actualmente prevista, que establecía que todas las comunidades debían tener hechas las pruebas de la convocatoria ordinaria de la EBAU antes del 19 de junio.

El aplazamiento de las pruebas que deben hacer todos los alumnos que quieran matricularse el próximo curso en una carrera universitaria ya fue acordado hace una semana por ministerio y autonomías, pero faltaba fijar nuevas fechas. Se debió a la suspensión de las clases presenciales en colegios e institutos obligada por la epidemia de coronavirus, que se inició en el conjunto del país el 12 de marzo y que no se levantará antes del próximo 14 de abril, que es el primer día laborable en toda España tras la fecha actualmente propuesta por el Gobierno para el final del confinamiento domiciliario y del estado de alarma (el 11 de abril).

El ministerio realiza la propuesta de fechas para la EBAU después de estudiar las opiniones anticipadas por la mayoría de las autonomías, que, al igual que los rectores españoles y varias organizaciones de estudiantes, consideran que estos exámenes debían realizarse como muy tarde en la primera parte de julio para no retrasar en exceso el inicio del próximo curso universitario.

Eso sí, la idea que la ministra Isabel Celaá trasladará a los consejeros es que la convocatoria extraordinaria de la EBAU (la repesca) se tendrá que hacer en septiembre por la falta material de tiempo para realizarla a continuación de la ordinaria, cuyos exámenes tardarán en estar corregidos al menos una semana más. Si esta propuesta es aceptada, el parón lectivo por el coronavirus modificará los planes iniciales de 14 de las 17 autonomías, pues solo Cataluña, Aragón y Andalucía iban a celebrar hasta ahora las pruebas de repesca de la selectividad en septiembre. Las demás querían hacerlas entre el 24 de junio (Navarra) y el 10 de julio (Euskadi).

Además del cambio de fecha, que en cualquier caso seguirá condicionado por un confinamiento de la población que nadie se atreve a decir cuándo puede terminar, el debate entre la ministra y los consejeros deberá determinar también si creen necesario hacer otras modificaciones en la EBAU de este curso, como puede ser una reducción de temas a examinar o una simplificación de las pruebas, en respuesta a la larga suspensión de las clases presenciales.

Sin pruebas diagnósticas

La Conferencia Sectorial también podría acordar con alta probabilidad la no celebración este año de las evaluaciones diagnósticas en tercero y sexto de Primaria y en cuarto de Secundaria, al quedar desvirtuadas por la falta de clases presenciales. Se trata de unas pruebas que se suelen hacer en mayo y que sirven para detectar los fallos y fortalezas del sistema educativo y la marcha de los alumnos. La Lomce las diseño con un valor académico –impedía titularse sin su superación–, pero desde 2016 no cuentan para la nota y solo se hacen de forma muestral.

El ministerio y las autonomías, en una reunión celebrada este martes, han pactado un paquete de medidas para asegurarse de que el parón docente por el coronavirus, que también ha paralizado las prácticas en empresas, no impida superar el curso o titularse a los casi 400.000 alumnos de FP que tienen que recibir de forma obligatoria formación en centros de trabajo. Para ello, los responsables educativos han flexibilizado de forma excepcional las fechas, forma y duración que tendrán las prácticas obligadas de FP Básica, Media y Superior para este curso.

Han ampliado a junio el período durante el que se pueden hacer prácticas en el centro de trabajo, cuando normalmente terminan en mayo. Para esquivar el parón, bastará para superar el curso con haber completado las 220 horas de prácticas que la ley fija como mínimo y que en algunas titulaciones suelen ser incluso el doble. También de forma excepcional, las prácticas en las empresas incluirán un módulo de proyecto –que hasta ahora solo se impartía en la FP Superior–, un trabajo que permitiría completar desde casa su formación con aspectos muy concretos del entorno laboral.