Borrar
Birretes que utilizan los doctores y doctoras en los actos académicos de la universidad. C7
¿Hay demasiadas universidades privadas en Canarias? «Respondemos a una demanda»

¿Hay demasiadas universidades privadas en Canarias? «Respondemos a una demanda»

La probable aprobación de la Tech en el próximo pleno del Parlamento canario elevaría a cinco los centros. ULPGC y ULL creen que genera «distorsión» en el sistema

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 17 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si el Parlamento canario aprueba el proyecto de ley para reconocer a la Tech como universidad el próximo martes 19 de marzo, las islas contarán con dos universidades públicas, la de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y La Laguna (ULL), además de la Nacional a Distancia (UNED), y cinco privadas: la Fernando Pessoa (UFP), la Atlántico Medio (UNAM) y La Héspérides ('on line') en Gran Canaria y la Europea y la Tech, también en línea, en Tenerife. ¿Son demasiadas universidades privadas para un territorio como Canarias? «Puede considerarse si a lo mejor son demasiadas o no, pero en un momento dado el mismo mercado hará que algunas no continúen», aseguró en una entrevista reciente con este periódico el viceconsejero de Universidades del Gobierno canario, Ciro Gutiérrez.

Los exrectores de la ULL Antonio Martinón, José Gómez Soliño, José Carlos Albertos, Marisa Tejedor, Ángel Gutiérrez y Eduardo Doménech expresaron esta semana su preocupación por la proliferación de la oferta universitaria privada en las islas. A su juicio, según recogió Efe, puede generar distorsiones en el acceso a la educación superior por parte de la población en Canarias ante los problemas de desigualdad económica. Opinión que comparten los rectores de la ULPGC y la ULL, Lluís Serra y Francisco González, respectivamente.

  • 48,5% Casi la mitad del alumnado de máster en España lo cursa en una universidad privada.

  • 19% Es el porcentaje de egresados en las privadas en el curso 2021-22 según el Informe CYD.

  • 6,3% Es el escaso porcentaje de alumnado que se doctora en los centros privados en España.

«Estamos liderando la competición a nivel nacional con cinco universidades privadas en un territorio tan pequeño. Es preocupante. No porque nos dé miedo la competencia, al contrario, cuando se hace bien y es un buen producto bienvenido, sino porque alguna tiene informes negativos», afirma el rector de la ULPGC. Serra se refiere a que la Conferencia General de Política Universitaria emitió en junio de 2023 un informe desfavorable al reconocimiento de la Tech como universidad. Sin embargo, el Consejo Universitario de Canarias el 1 de diciembre informó «por mayoría de votos emitidos» favorablemente. Poco antes, en noviembre la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa (Accuee) emitió un informe «en relación con los aspectos subsanados» de este centro, lo que hizo que, aunque con una votación ajustada, pasara el filtro del Consejo Universitario de Canarias y que ahora esté ya en el Parlamento.

También para el rector de la ULL «la densidad de universidades privadas en las islas es muy significativa con respecto a otros territorios y genera distorsiones en la oferta de formación superior». García señala que en Cataluña, con cinco veces más de población en edad universitaria, entre 18 y 24 años que Canarias, cuentan con cinco universidades privadas, las mismas que en el archipiélago.

Para la rectora de la UNAM, Ana González, en cambio, «si hay alumnado» que acude a las privadas «es porque hay demanda». De hecho, si no lo hubiera «sobramos», dice. Desde su experiencia, cada vez más estudiantes acuden a las universidades privadas. «Nosotros teníamos entre 500 y 600 estudiantes hace cinco años y ahora contamos con más de 3.000», afirma González. Además, abunda la rectora, «las universidades privadas no recibimos subvención pública, funcionamos a través de la matrícula del alumnado, así que vamos a ir siempre a buscar la demanda social». Un ejemplo, señala la rectora de la UNAM, es el máster del profesorado que salió adelante cuando fue decana de Educación. «Cuando empecé a trabajarlo había 1.200 peticiones inatendidas en la ULPGC y en la ULL. En Canarias hay un problema, no se encuentra profesorado habilitado para esta etapa y están llamando a personas sin título», advierte.

Antonio Rodríguez, rector de la Pessoa, cree que no se debería entrar «en el número» sino «en cuál es el cometido de cada una de las universidades privadas, su misión, su visión, qué valores tienen». En el caso de la UFP, añade, están «enfocados al ámbito de las Ciencias de la Salud» y tienen, asegura, «un gran espíritu, una vocación a la transferencia social». «Tenemos la concepción de que la universidad no es una academia que emite títulos. Estamos aquí para generar impacto tanto en nuestro alumnado como en la sociedad», sostiene. Y una prueba, dice, es que la UFP ha sido «un revulsivo» para el norte de Gran Canaria, ya que su campus está en Guía.

Las mismas normas

La rectora de la UNAM pone también de relieve que «más del 80%» del alumnado de las universidades privadas están «becados» tanto con ayudas internas como las del Ministerio de Educación. Y coincide con el rector de la UFP en que los centros privados cumplen con las mismas normas que los públicos. La diferencia, matizan, no está en las evaluaciones externas sino en las decisiones internas, que ellos pueden tomar con más rapidez.

La presidenta del Consejo Social de la ULPGC, Ana Suárez, también está a favor de la presencia de las universidades privadas: «La competencia es sana. La entrada de nuevas universidades en las islas mejora la oferta de titulaciones, favorece la competitividad en el sector de la educación superior y hace más fácil que aquellos canarios con menor poder adquisitivo que no pueden desplazarse fuera de Canarias puedan acceder a estudiar lo que desean», afirma. Y cree que sobre si son muchas o pocas lo decide «el propio mercado, la demanda y acogida que tengan las titulaciones que impartan esas universidades». «Una titulación pública de calidad y que da respuesta a las necesidades de la sociedad es insuperable. Nadie está dispuesto a pagar más por menos», afirma.

Lluís Serra, reconoce que los centros privados «no son competencia» para los públicos. Basta con comparar el número de estudiantes con los que cuenta cada una, explica. Sin embargo, para él las públicas y las privadas «no juegan con las mismas cartas». «No le estamos haciendo un favor a la enseñanza superior abriendo tanto la mano. Y esto está pasando en muchas comunidades gobernadas por otros partidos, como el PP y Vox. No es ideológico, es coyuntural y fruto de presiones locales. Tiene que haber un gran pacto al respecto y sobre todo para que se den las condiciones adecuadas. No es de recibo cuatro grados de Medicina», añadió.

Para el rector de La Laguna (ULL), Francisco García, Medicina también es un ejemplo de los problemas que puede acarrear tanta oferta. «Las prácticas son obligatorias y a la hora de acceder a ellas puede generar distorsiones. Es una situación compleja». Además, añade, «quienes acuden a esas facultades tienen un nivel adquisitivo muy alto» y «es nuestra responsabilidad ofrecer a la sociedad titulados en educación y sanidad que sean de todos los estratos sociales». También se diferencian por la investigación. «El 100% de quienes se doctoraron el curso pasado son de las dos universidades públicas» y el doctorado «tiene papel clave para transformar el tejido productivo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios