Lluís Serra, durante la entrevista en su despacho del Rectorado de la ULPGC. / COBER

Serra: «Aumentaremos las plazas del máster del profesorado, es una prioridad»

El rector de la ULPGC, Lluís Serra, lamenta la baja demanda de las ingenierías y plantea la posibilidad de eliminar las que casi no tienen nuevos estudiantes

Teresa Artiles
TERESA ARTILES Las Palmas de Gran Canaria

El alumnado de la ULPGC inicia este lunes las clases sin restricciones y el jueves se celebra el acto oficial de apertura del curso. Será el segundo de Lluís Serra como rector y en él quiere destacar el papel de la universidad en el desarrollo de Canarias.

-¿Cuáles serán las líneas básicas de su discurso de apertura de curso?

-Explicaré lo que estamos haciendo en la universidad, cómo estamos respondiendo a los problemas de la actualidad y cuáles son nuestros objetivos a medio plazo. Es importante explicar lo que hacemos, la gente no sabe el número de egresados que tenemos y cómo han contribuido al tejido empresarial de Canarias. Y cómo podemos contribuir con los fondos Next Generation a solucionar los problemas graves que tenemos, como en transición digital, en el tema de los microchips, la industria, el tema aeroespacial...

-¿Hará autocrítica como le pide la Consejería de Educación?

-El hecho de presentarnos a las elecciones era un ejercicio de autocrítica. La reflexión que hicimos y todo lo que intentamos mejorar va en este sentido.

-¿Le preocupa que la matrícula de la universidad caiga?

-No tenemos aún los datos definitivos de este curso, pero más o menos estamos en las misma línea que el pasado, con unos 4.000 estudiantes nuevos. Es cierto que en anteriores cursos bajamos pero tanto en el pasado como en este nos mantenemos en cifras aceptables. Es un tema que nos preocupa pero no nos obsesiona.

-Tras el periodo de matrícula ordinario quedaron vacantes de primer curso en 33 grados, entre ellas todas las ingenierías. ¿No están enganchando al alumnado?

-Puede ser. En Medicina tenemos 3.000 solicitudes para entrar, más de mil en Enfermería, en Actividad Física, Traducción, Ciencias e la Educación... y luego hay otros grados que tienen trabajo casi automático pero quedan muchas vacantes. Las ingenierías tienen casi todas salida inmediata con salarios importantes. Es una pena que tengamos tantas plazas no cubiertas, me sabría mal tener que tomar una decisión.

-¿De qué decisión habla?

-Pues por ejemplo en Ingeniería Geomática hay solo dos plazas cubiertas.

-Y se plantean eliminar titulaciones con tan baja demanda.

-Es un tema que desde el Gobierno deberían ayudarnos a tomar este tipo de decisiones. Como universidad puede ser fácil saber qué es novedoso, y tenemos una ingeniería de física y matemáticas, otra biomédica y un grado de biotecnología en puertas. Están muy demandadas. Pero eso lo tenemos que hacer retirando otras sin demanda, y lo tenemos que ver.

-¿El alumnado se está decantando más por los ciclos de FP?

-La idea es que la FP sea una opción, y de hecho se ha invertido mucho. En Canarias se invierte más en Formación Profesional que en la universidad desde el punto de vista económico. Y esto es bueno, nosotros tenemos que establecer puentes con la FP para que no sea un punto final y la gente pueda seguir en la universidad. Yo creo que la gente tiene que decidir bien, no pensar que la universidad es la única salida, aunque sabemos que tener un grado universitario te da más salidas profesionales y un sueldo más alto. Tenemos proyectos muy interesantes para trabajar junto a la FP.

-¿Es un reproche al Gobierno decir que Canarias invierte más en la FP que en la universidad?

-No. Si realmente hacen un estudio y se ve que la FP necesita más inversión que la universidad para mí no representa un problema. Pero lo que está claro es que a todos los niveles del Gobierno de Canarias se ve la universidad como algo muy necesario y que necesita apoyo. Nos deben garantizar al menos lo que llevamos del capítulo I y II, esto es básico. Lo demás lo podemos discutir. Pero lo que no se puede dejar, por ejemplo, es en el capítulo de personal el incremento que le toca a los profesores.

-Las dos universidades públicas canarias piden 301 millones en 2023 para evitar recortes de servicios. ¿Cree que lo obtendrá? Desde la Consejería de Educación se dice que es inalcanzable.

-Pedimos para las dos universidades 40 millones más, veinte y veinte. Yo creo que hay voluntad política para ello y esperamos conseguir una parte importante, estoy convencido. Además, vemos que a la universidad se le piden muchas cosas. Estamos preparando la candidatura de Canarias a la agencia aeroespacial española, si tenemos que pensar en cualquier otro proyecto de transición energética o de economía circular o arqueológico se recurre a la universidad. Es lo lógico y allí tenemos que estar, pero una cosa es el funcionamiento, la financiación que necesitamos para poder abrir, y luego está lo demás que puede venir por otras vías, por investigación, por ciencia...

-¿Siente que le creen cuando dicen que necesitan este dinero para poder abrir?

-Yo creo que sí nos creen y personalmente tengo buena sintonía con el Gobierno canario, pero vamos a parar ya con el pedir, pedir, porque no solamente estamos pidiendo dinero, y no pedimos para otra cosa que para los estudiantes, para que los grados y la formación sean de mejor calidad, para que los edificios no tengan goteras, para que haya una buena conexión wifi o podamos pagar a los estudiantes erasmus en tiempo y forma. Este tipo de cosas requieren una financiación adecuada, porque si no vamos con el agua al cuello.

-También negocian el contrato programa para una financiación plurianual a cambio de cumplir objetivos. ¿Coincide con que uno es bajar la tasa de abandono?

-Sí, es evidente que hay varios objetivos planteados, aunque no tenemos la lista definitiva, pero el contrato programa va a ir ligado al cumplimiento de una serie de objetivos y la tasa de abandono ya se planteó en la reciente visita del ministro de Universidades, que Canarias tiene una tasa importante. Nosotros tenemos que intentar que las personas tengan unos estándares mínimos en su formación, por ejemplo en matemáticas o física, y ayudarlas para que lo logren. Y hay otros factores que influyen que tienen que ver más con las dinámicas de la universidad y hemos puesto un programa de 300 estudiantes mentores que a cambio de créditos académicos tendrán asignados varios estudiantes de nuevo ingreso. Los guiarán, les orientarán en asignaturas... La idea es que la ULPGC tiene que ser un servicio regional, tener la mejor formación para la gente que no se puede permitir ir a otras universidades, pero también nos podemos plantear ser una universidad excelente que capte estudiantes de otros países. Ese es otro tema que debería estar en el contrato programa, captar talento de otros lugares. Canarias va a volver a los 16 millones de turistas en nada y tenemos que ser un destino universitario de primer orden y eso debe ser una apuesta de Gobierno y eso supone, por ejemplo, hacer más grados en inglés.

-¿Pondría el calificativo de alarmante en la tasa de abandono de algunas titulaciones?

-En algunas quizás sí, por ejemplo Jurídicas, donde tenemos muchos alumnos, el centro más masificado, y muchos han entrado porque no encuentran plaza en otros estudios que habían elegido inicialmente y a lo mejor no tienen tanta motivación. Otro factor es que hay estudiantes que abandonan porque encuentran trabajo. También todo está ligado al nivel socioeconómico de la región y al sector económico, con más trabajo ligado al sector servicios, ocurre lo mismo en Baleares. Pero las cifras de abandono no son muy superiores al resto.

-¿Contempla la posibilidad de que no se cierre el contrato programa en esta legislatura?

-Puede ser, sí

-¿No sería un fracaso?

-Sería un cierto fracaso pero nosotros lo hemos intentado y las gerencias de las universidades siguen reuniéndose con el director general de Universidades y espero que lleguemos a un acuerdo. Pero teníamos, y tenemos hasta 2025, una especie de contrato programa, un compromiso de mínimos, y hay una cláusula que dice que el presupuesto de las universidades públicas tienen que crecer en el mismo porcentaje que el de la Consejería de Educación o de la comunidad autónoma.

-¿Y no se cumple?

-No, porque la comunidad va a crecer un nueve y nosotros no llegaremos al tres. Tenemos esperanza de que eso cambie, hay buenos indicios por parte del Gobierno de que se tiene que solucionar tanto el presupuesto de 2023 como entrar en 2024 con la financiación plurianual bien definida.

-¿Qué va a hacer ante la falta de plazas públicas en el máster de secundaria, el más demandado? El sector educativo exige que aumenten la oferta ya.

-Lo haremos. Una de las cosas que queremos hacer, y para eso necesitamos el contrato programa, es hacer inversiones en el campus del Obelisco y hemos pedido edificios utilizados ahora por la Consejería de Educación como el colegio que está pegado a Ciencias de la Educación y está dentro del campus. Ya se lo he planteado a la consejera, serviría para ampliar el centro de formación del profesorado y para el máster. Ahora no tenemos espacio físico, y no creo que sean pocas plazas, son más de 300.

-Según Educación ofertan menos de las que tienen autorizadas.

-Ahí los centros tienen mucha autonomía y me consta que hay intención de solucionarlo. Estamos mejorando poco a poco las infraestructuras con apoyo de otras instituciones, como el Cabildo.

-¿Qué le diría a quien quiere ser docente y no puede pagar 7.000 euros del máster por la privada?

-Yo me comprometo que para el curso que viene habrá un aumento significativo de las plazas del máster del profesorado. También es cierto que hay universidades privadas que lo hacen online y las universidades presenciales no pueden hacerlo por ser habilitante y sería interesante que nos dejaran hacer alguna edición no presencial. Vamos a encontrar soluciones. Es una prioridad y lo solucionaremos.