C7

ANPE denuncia el aumento de la conflictividad y las agresiones a docentes en los centros canarios

141 docentes denunciaron algún tipo de incidente durante el pasado curso 2021-2022, 11 más que el año anterior, según este sindicato

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El sindicato de la enseñanza ANPE Canarias ha alertado de un incremento de la conflictividad en los centros educativos de las islas, con un aumento de casos en Secundaria y agresiones físicas de alumnos a profesores.

Según los datos recogidos en la memoria anual del Defensor del Profesor de ANPE Canarias, un total de 141 docentes se pusieron en contacto con este servicio durante el curso 2021-2022 para denunciar algún tipo de incidente en los centros educativos, frente a los 130 que lo hicieron el año anterior, ha indicado el presidente de ANPE Canarias, Pedro Crespo.

ANPE considera que este aumento de la conflictividad se debe a una subida de las ratios aplicada en Secundaria respecto al curso precedente.

Crespo ha señalado en una rueda de prensa que «los datos vuelven a confirmar que la disminución del número de estudiantes por docente es una medida necesaria para mejorar el clima de convivencia en los centros», y que lo deseable sería una ratio de 18-20 alumnos por aula.

Por su parte, el Defensor del Profesor en Las Palmas de Gran Canaria, Bernardo Huerga, ha destacado el aumento de las agresiones físicas de alumnos al profesorado.

En solo un curso, este tipo de incidentes se incrementó en más de un 100%, al pasar de 7 a 16 casos.

Respecto a la tipología de los casos, los problemas con los alumnos crecieron en más de un 20% en relación con el año precedente, mientras que los conflictos con las familias descendieron.

Así, casi tres de cada cuatro incidentes estuvieron relacionados con los alumnos.

ANPE cree que esta situación está relacionada con la subida de casos en Secundaria, dado que en esa etapa educativa los alumnos suelen ser los causantes de la mayor parte de incidentes, a diferencia de los niveles inferiores, en los que el protagonismo recae más en las familias.

De los 141 casos atendidos, 77 se dieron en la enseñanza secundaria; 33, en primaria; 22, en Formación Profesional Básica; 6, en Educación Infantil; y 3, en ciclos formativos.

El mayor incremento lo experimentaron los problemas para dar clase.

También aumentaron las agresiones entre alumnos, las amenazas, las faltas de respeto, las denuncias sin fundamento por parte de las familias y las presiones para modificar notas.

La presidenta de ANPE en Las Palmas, María Perera, ha advertido de que cada vez más docentes requieren atención psicológica por cuadros de depresión o ansiedad asociados a incidentes.

Mientras que en el curso anterior, el 59% de docentes que denunciaron incidentes sufrieron ansiedad o depresión, o tuvieron que causar baja médica, este último curso el porcentaje se elevó hasta el 85%.

El sindicato propone la elaboración un Plan Estratégico de Mejora de la Convivencia Escolar en los Centros Educativos, coordinado por el Ministerio de Educación y en el seno de la Mesa Sectorial de Educación.

Este plan debería contar con un programa de prevención de acoso escolar que contemple la aceleración de los protocolos de protección a las víctimas y un plan de detección precoz de los problemas de convivencia en los centros educativos.

Asimismo, un aumento de orientadores, maestros de Pedagogía Terapéutica, maestros de Audición y Lenguaje, personal de Servicios Sociales y auxiliares de Educación Especial.

ANPE también aboga por la implantación o aumento de servicios de atención psicológica para la comunidad educativa en todas las comunidades autónomas.

Igualmente, la actualización y cumplimiento de los decretos de convivencia, así como los planes de convivencia y los reglamentos de los centros y la aplicación de la ley de autoridad en todas las comunidades autónomas.

Otro de los puntos se refiere al establecimiento de protocolos de actuación ante agresiones al personal docente de los centros sostenidos con fondos públicos.

También pide un plan específico de formación del profesorado, en horario lectivo, para la prevención y detección de conflictos relacionados con la convivencia escolar.

ANPE también cree necesario el reconocimiento de la ansiedad, la depresión y el estrés como enfermedades profesionales de los docentes siempre que se deriven de situaciones de acoso, y que se consideren accidentes laborales.