El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, presidió ayer la junta de seguridad para analizar la situación tras finalizar el estado de alarma. / EFE

Dispositivo especial de vigilancia en el primer fin de semana sin toque de queda

En las próximas noches 7.000 agentes velarán por el cumplimiento de las normas anticovid. Torres apela a la responsabilidad de la ciudadanía

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Alrededor de 7.000 agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del archipiélago tendrán una importante presencia en las calles de Canarias durante el primer fin de semana sin toque de queda después de seis meses, según anunció ayer el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, tras una reunión para coordinar el dispositivo especial activado para prevenir aglomeraciones y fiestas ilegales.

En el encuentro participaron, además de Torres, los representantes de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), de los Cabildos (Fecai), así como de la Delegación del Gobierno y de las fuerzas y cuerpos de seguridad. «Hay ya mecanismos arbitrados para esa máxima coordinación», indicó Torres quien recalcó que el resto de las restricciones se mantienen y que la única variación es que a partir de esta noche bares y restaurantes podrán abrir hasta la medianoche y no habrá limitación de la circulación en horario nocturno.

  • Cambios Lo único que varía este fin de semana es que la hostelería cerrará a la medianoche y no hay toque de queda

  • Grupos limitados En las islas en nivel 2 el máximo de personas que se pueden reunir es de seis y en las de nivel 1, de diez

  • Llamamiento Torres pidió cautela a quienes tienen entre 18 y 40 años, que están registrando la mayoría de los casos

«Decaído el toque de queda no puede haber aglomeraciones ni a partir de las 12 de la noche ni durante el día, porque las medidas establecen que en las islas que están en nivel 2 -Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote- el máximo número de personas que se pueden reunir es de seis, y de diez, en el resto de las islas». Además, remarcó que, «por supuesto, están prohibidos los botellones y los actos que tengan que ver con el incumplimiento de las ordenanzas municipales y sanitarias: mantenimiento de distancia, mascarillas o aforos».

Torres aprovechó la ocasión para apelar a la responsabilidad individual y para aplaudir el modo en que la población se ha tomado el levantamiento del toque de queda. «La sociedad canaria lo está haciendo muy bien. Lo hizo magníficamente bien el pasado fin de semana en el que presentamos un recurso por el que decayó el domingo y el lunes el toque de queda. Espero que tenga la misma responsabilidad este fin de semana» porque -subrayó- « el fin del toque de queda no significa el fin de la pandemia. No hay nada que festejar, aún no».

El presidente insistió en que, aunque la vacunación avanza, aún es insuficiente para frenar la expansión del virus y realizó un llamamiento a la población más joven que, en su opinión, constituye el principal vector de riesgo de transmisión. «El mayor número de contagios se producen entre las personas de entre 18 y 40 años», dijo.

Por ello, pidió que se actúe con precaución mientras no haya inmunidad de grupo. «Las cosas van caminando bien. No lo estropeemos por querer festejar antes de tiempo lo que vamos a festejar seguro, que es la victoria sobre el covid», comentó a la salida de la reunión.

Sanciones anticovid

Por otra parte, la Delegación del Gobierno en Canarias ha tramitado un 57,44% de las casi 63.300 propuestas de sanción interpuestas durante el primer estado de alarma, entre el 14 de marzo y el 21 de junio de 2020. En total, ha instruido 36.356 actas formuladas por los agentes de seguridad, de las que 24.621 se han resuelto con la imposición de multas.