Denuncian el «secuestro» de 300 plazas de interinos laborales en el HUC

Intersindical Canaria (IC) ha denunciado este martes el «secuestro» que la Consejería de Sanidad realiza de las plazas de profesionales interinos laborales en el Hospital Universitario de Canarias (HUC).

EFE Santa Cruz de Tenerief

El sindicato ha hecho esta denuncia en un comunicado después de que se hayan adjudicado las últimas plazas de interinidad, que según acuerdo alcanzado en la Mesa Sectorial de Sanidad el pasado mes de junio incluirían todas aquellas que se viniesen ocupando en abuso de temporalidad hasta el 31 de diciembre de 2019 en el Servicio Canario de la Salud (SCS).

Desde el sindicato se observa «un importante desfase« entre las plazas que se encuentran en esa situación y las que se proponen para adjudicar en el HUC, y es que, según Intersindical Canaria, 312 plazas laborales de todas las categorías profesionales, tras quedar vacantes por jubilación y otras circunstancias a partir de 2018, han sido cubiertas mediante fraude.

Intersindical Canaria señala, además, que esta adjudicación se ha realizado con nombramientos estatutarios a través de la concatenación de contratos, cuando lo que procedía, en su caso, era hacer contratos interinos laborales.

Por ello, desde la organización sindical se aprecia una «imposibilidad legal» para adjudicar estas 312 vacantes en las actuales circunstancias, por ser de diferente naturaleza jurídica que la plaza base.

Intersindical Canaria exige a la Consejería de Sanidad que, «c on carácter de urgencia, proceda a realizar los trámites oportunos en el objetivo de dotar estas 312 plazas con sus respectivas interinidades por plaza vacante, extremo que, en estos momentos está judicializado».

En vista de la situación en el HUC, el Servicio Canario de Salud «plantea detraer, de estas plazas, 12 correspondientes al Área de Gestión, para adjudicar a dedo seis jefaturas de Servicio del Área Médica», denuncia el sindicato.

Intersindical Canaria insiste en que no puede permitirse mantener por más tiempo a miles de trabajadores de la sanidad canaria en una constante situación de inestabilidad profesional «concatenando contratos de duración ínfima en abuso de temporalidad», lo que influye no solo en la conciliación de la vida familiar y social de los trabajadores sino también en la atención que reciben los pacientes.